La compra ‘online’ en Navidad crea tensión en el reparto de los ‘super’

La patronal de la distribución estima que las operaciones se han disparado por la “confusión” de las restricciones

28.12.2020 | 00:30

madrid – El sector de gran consumo detecta un fuerte incremento de las compras navideñas de todo tipo a través de internet, un fenómeno que genera una "tensión máxima" en el reparto y que se ha visto favorecido por la "confusión" creada debido a las restricciones por la pandemia.

Así lo explica en una entrevista con Efe el director general de la patronal del sector de gran consumo (Aecoc), José María Bonmatí, quien lamenta los "palos de ciego" que han dado las administraciones "para que parezca que toman decisiones" a la hora de poner medidas para frenar los contagios de covid-19.

"La incertidumbre está ligada a la confianza, y ahora la gente no sabe lo que puede hacer y lo que no. Hay 17 Navidades –tantas como comunidades autónomas–, en algunos sitios los bares no dan cenas, en otros las tiendas solo abren unas horas... Todo empuja el comercio electrónico", detalla Bonmatí.

"tensión brutal" Este crecimiento, sin embargo, es complicado de "absorber" por las compañías de reparto pese a que de cara a Navidad los operadores han ampliado sus instalaciones y han reforzado sus plantillas y flotas –algunos incluso usan furgonetas de alquiler– para hacer frente a este aluvión de pedidos concentrados en la última semana del año y la primera de 2021.

"Hay una tensión brutal, sobre todo en aquellas empresas que no tienen un servicio propio de reparto y subcontratan la entrega, por lo que dan un plazo al cliente que no pueden controlar porque no depende de ellos", señala Bonmatí.

Preguntado por las ventas de alimentación, el responsable de Aecoc precisa que los supermercados también registran un incremento de los pedidos en línea, pero tienen preparadas sus webs para dar servicio en función de la capacidad que disponen. No obstante, en este ámbito también se nota que "la incertidumbre va ligada al proceso de compra", y tanto las limitaciones en las reuniones familiares como las dudas generadas en torno a la movilidad han provocado cambios en la cesta.

"Vemos que ahora mismo la mayor preocupación viene por la salud y las restricciones, más que el precio incluso, un factor que prevemos que gane más importancia en 2021, cuando el consumidor ponga el foco en ahorrar", anticipa Bonmatí.

"En esta coyuntura, el gran beneficiado es la venta por Internet, aunque habrá que ver qué parte permanece y cuál es más excepcional debido a las restricciones", insiste. En su opinión, la disparidad de medidas entre comunidades "afecta a los consumidores porque crea confusión sobre la exposición al riesgo".