Hiru de Irisbond: Dar voz a la mirada

18.11.2020 | 02:42
El dispositivo Hiru de la empresa donostiarra Irisbond. Foto: Efe

La empresa donostiarra Irisbond presenta Hiru, un dispositivo capaz de interpretar cualquier gesto con los ojos como si de una orden se tratase.

Llamar al ascensor con los ojos, sacar dinero del cajero con la mirada, buscar una película en Netflix sin usar el mando o incluso manipular la interfaz de una máquina sin hacer uso de las manos y hasta buscar el historial de un paciente sin que un cirujano tenga que dejar de operar. Acciones todas ellas propias de una película de ciencia ficción pero que son una realidad gracias a una empresa donostiarra. Irisbond presentó ayer Hiru, el primer dispositivo eyetracking multiplataforma del mundo, llamado a revolucionar la accesibilidad y el neuromarketing "al dar voz a la mirada". Gracias a la inteligencia artificial, este aparato es capaz de interpretar cualquier gesto con los ojos como si de una orden fuera.

Tras "muchos meses de esfuerzo", Irisbond pudo compartir ayer "un hito" dispuesto a "cambiar la forma que teníamos hasta ahora de interactuar". Una herramienta de la que se podrán beneficiar muchísimas personas con algún tipo de discapacidad y que a buen seguro también revolucionará la publicidad. Así se refirió el CEO y cofundador de la empresa guipuzcoana, Eduardo Jauregui, a Hiru, llamado así no solo por ser el tercer producto que ejecutan dentro de la técnica conocida como eyetracking (seguimiento de ojos), también por significar "la parte del día en la que hay luz" en japonés. "Queríamos dar voz a todas esas personas que no la tienen, pero Hiru es mucho más que eso y cuenta con muchas otras posibilidades", apuntó Jauregui.

Una tecnología capaz de leer las órdenes de cualquier persona a través de su mirada beneficiará enormemente el día a día de cientos de personas hasta ahora dependientes para llevar a cabo prácticamente cualquier acción. Únicamente con un movimiento de ojos podrán mejorar su calidad de vida, hasta ahora limitada a causa de decenas de obstáculos tecnológicos.

Pero los usos de Hiru irán en beneficio de toda la sociedad, ya que "el uso de un ratón o un teclado es una habilidad no natural". "Miramos y clicamos, añadiendo un elemento más. Ahora, damos un paso más directo", puntualizó el CEO de Irisbond, poniendo varios ejemplos como acceder a un ordenador solo con la mirada o manejar cualquier máquina sin necesidad de tocar. Algo muy oportuno teniendo en cuenta la era poscovid, en la que las barreras para no contagiarse son todavía más importantes que antes.

A todo ello se le suma la publicidad y el neuromarketing, ya que, con Hiru, se podrá "analizar a dónde mira una persona y vincular los anuncios que le llaman la atención". Una información añadida para las empresas a la hora de generar contenido.

un mercado en auge

Hiru cuenta con una nueva óptica que sus predecesoras, con un chip con control de consumo más inteligente y con una precisión de pixel que permite una máxima eficacia en un rango de distancia de entre 35 y 80 centímetros.

No obstante, la mayor diferencia del dispositivo ideado y fabricado en la empresa donostiarra es su funcionalidad. Se trata del único a nivel mundial válido para cualquier sistema operativo, uno de los principales handicaps de los aparatos construidos hasta ahora.

Gracias a ello, Irisbond, fundada hace siete años, tratará de "afianzar el mercado en Europa y Estados Unidos", a la vez que prepara su desembarco en Asia. "Cada vez es más común la incorporación de esta tecnología a las diferentes verticales de consumo. Y ahora, en los tiempos que corren, en los que hay que evitar al máximo el contacto físico, la tecnología eyetracking nos puede facilitar enormemente la vida", comentó Jauregui.

Las estimaciones sobre el crecimiento del mercado de seguimiento ocular estiman que en 2025 esta tecnología se habrá triplicado, de los 368 millones de dólares actuales a los 1.098. Un aumento de la demanda especialmente destacable en el sector sanitario, sobre todo en la comunicación asistencial, y en el marketing, tanto para crear anuncios personalizados como para conocer el comportamiento de la audiencia.

Irisbond ya comercializa Hiru a través de diferentes empresas globales y también de forma directa por venta online a un precio cercano a los 2.000 euros. Se trata de una tecnología que, como recalcó el CEO de la compañía, cuenta con financiación y producción 100% estatal.

"Tras muchos meses de esfuerzo, compartimos un hito dispuesto a cambiar la forma de interactuar"

"Miramos y clicamos, añadiendo un elemento más. Ahora, damos un paso más directo"

Eduardo jauregui

CEO de Irisbond