Gipuzkoa aprueba por unanimidad el Ticket Bai

Las Juntas Generales dan luz verde a la implantación del sistema para luchar contra el fraude fiscal en facturas

05.11.2020 | 01:03

donostia – La totalidad de los grupos de las Juntas Generales de Gipuzkoa votó favorable a la norma foral que regula Ticket Bai, el sistema que ha ideado la Hacienda del territorio para evitar el fraude fiscal en la emisión de facturas a través de un software diseñado para este fin.

Ticket Bai establece la obligatoriedad para todo guipuzcoano que realice una actividad económica con consumidores finales de instalar un sistema informático para emitir facturas. Este sistema traslada en tiempo real la información del ticket a un fichero de la Hacienda que la registrará y de este modo tendrá un instrumento más para luchar contra el fraude fiscal.

La implantación con carácter obligatorio de este software será a partir del 1 de enero de 2022, aunque se establece un periodo de prueba a partir del 1 de enero del próximo año para quien lo desee. La Diputación de Gipuzkoa ofrecerá una lista de los sistemas informáticos necesarios y los proveedores oficiales.

No obstante, es consciente del gasto adicional que supone esta norma, más aún en la situación de crisis actual, por lo que ha desarrollado un software gratuito destinado sobre todo a los pequeños comerciantes y autónomos.

Del mismo modo, ha establecido deducciones fiscales para implantar el Ticket Bai. En concreto, los contribuyentes podrán deducir el 30% de la inversión realizada en el IRPF, Impuesto sobre Sociedades o Impuesto sobre No Residentes de los años 2020, 2021, 2022 y 2023, según la norma aprobada ayer por unanimidad.

Las sanciones por incumplimientos son variadas y, por ejemplo, no utilizar el sistema tendrá una multa del 20% de la cifra de negocio del infractor con un mínimo de 20.000 euros. Si fuera recurrente, el porcentaje ascenderá al 30% de la cifra de negocio con un mínimo de 30.000 euros. Si se destruye, borra o manipula la información, la multa también es del 20% de la cifra de negocio pero el mínimo sube a 40.000 euros y a 60.000 en un caso recurrente.