La absolución en el 'caso Bankia' permite a Rodrigo Rato pasar a tercer grado

La Junta de Tratamiento de la prisión de Soto del Real todavía tiene que dictar las condiciones de semilibertad

02.10.2020 | 01:14
Rato entró en Soto del Real en octubre de 2018. Foto: Efe

madrid – El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional concedió ayer el tercer grado o semilibertad al expresidente de Bankia Rodrigo Rato, que podrá salir de la cárcel mediante control telemático, y abrió la puerta a que por su edad, 71 años, pueda pedir la libertad condicional. No obstante, la progresión no es inmediata, ya que ahora la Junta de Tratamiento de la cárcel en la que ingresó el 25 de octubre de 2018 debe decidir la manera en que cumple ese tercer grado y acordar el centro de cumplimiento, que puede ser un módulo especial de Semilibertad en la prisión donde se encontraba, Soto del Real, otra, o que lo hagan directamente a un Centro específico de Terceros Grados.

Tras ser absuelto este mismo martes de la acusación por la ruinosa salida a bolsa de Bankia de la que fue responsable a pesar de que fuera legal, el magistrado José Luis Castro ha admitido el recurso que éste interpuso en julio contra la denegación del tercer grado, y justifica haber esperado a la sentencia para resolverlo en las altas penas de cárcel que pedía para él la Fiscalía Anticorrupción en esa causa, ocho años y medio por estafa de inversores y falsedad contable.

Según el auto, el juez ha tenido en cuenta, entre otros factores, para concederle la semilibertad que ya ha hecho frente a la responsabilidad pecuniaria derivada de su condena a 4 años y medio de cárcel por las "¡tarjetas black, que recibieron los dirigentes de Caja Madrid al margen de sus sueldos.

El magistrado observa que la asunción de responsabilidad por parte del penado va más allá del pago de la responsabilidad civil, al haber además pedido perdón de forma voluntaria, pública y notoria antes de su ingreso en prisión.

También ha valorado el informe favorable al tercer grado de la Junta de Tratamiento de la cárcel madrileña de Soto del Real en la que cumple condena, al que después se negó en un Acuerdo la Secretaría General de Instituciones Penitenciaria, lo que motivó que Rata lo recurriese y estuviese desde julio pasado a la espera de su resolución.