Uno de los compañeros del muerto en Alemania dice que trabajaron sin arnés

10.09.2020 | 20:01

DONOSTIA - Un operario que acompañaba al obrero de una empresa donostiarra fallecido en 2018 en un accidente laboral ocurrido en Alemania ha asegurado este jueves que trabajaron "sin arnés ni ninguna otra medida de seguridad".

Según ha informado el sindicato ELA, este trabajador ha declarado como testigo en el juicio por la muerte de su compañero, de nacionalidad portuguesa pero residente en Gipuzkoa, que ha tenido lugar hoy en el Juzgado de lo Social número 3 de San Sebastián.

Los hechos enjuiciados tuvieron lugar el 3 de septiembre de 2018 en Merkendof, donde el fallecido, que había sido desplazado a esta localidad germana junto a otros dos trabajadores argelinos y dos más de origen marroquí para instalar paneles solares, se precipitó al vacío desde un tejado.

El sindicato ELA y la familia del fallecido interpusieron entonces una demanda de medio millón de euros contra la compañía donostiarra, que había sido subcontratada para la instalación de estos equipamientos.

Según la versión del sindicato, el trabajador accidentado perdió la vida "tras sufrir una caída desde quince metros de altura", con la circunstancia de que "apenas media hora antes" había sido "fotografiado en lo alto del tejado", una imagen que "demuestra que trabajaba sin ninguna medida de seguridad: ni red, ni vallas, ni líneas de vida".

En opinión de esta central en este caso se dieron además "un cúmulo de irregularidades" ya que "los contratos se hicieron en Donostia de víspera, y el del fallecido, al subirse a la furgoneta que los llevó a Alemania".

Este sindicato sostiene además que "los trabajadores no estaban formados para este trabajo, nunca habían trabajado para esta empresa y no habían pasado el reconocimiento médico obligatorio".

Durante la vista celebrada hoy, uno de los compañeros del fallecido ha explicado, según la nota de ELA, que los trabajadores condujeron "dos días seguidos desde Errenteria a Alemania" en los que durmieron "apenas cinco horas", tras lo que empezaron a trabajar "sin arnés ni ninguna otra medida de seguridad".

ELA también ha explicado que, en otro momento del juicio, una técnica del Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales, Osalan, ha ratificado un informe que sostiene que "la empresa ni siquiera había realizado la obligatoria evaluación de riesgos laborales". El juicio que ha quedado hoy mismo visto para sentencia.