La venta de pisos modera su caída en Euskadi tras cuatro meses de vértigo

El mercado inmobiliario vasco descendió un 12,4% en junio, más de 20 puntos por debajo de la media del Estado

08.08.2020 | 01:28
Viviendas de nueva construcción en Donostia. Foto: Iker Azurmendi

donostia – La compraventa de viviendas cayó en Euskadi un 12,4% en junio respecto al mismo mes de 2019, un descenso mucho más contenido que el del conjunto de España, donde disminuyó en un 34,3%. En junio se moderó la caída de ventas generada en el Estado por el COVID tras encadenar cuatro meses consecutivos de tasas interanuales negativas, después de haber caído en marzo un 18,6%, en abril un 39,2% y en mayo un 53,7%.

En el caso de la CAV se trata del menor descenso en lo que va de año, que tiene mayo como el peor mes con un desplome de más del 52%. Como ocurre con el conjunto de la economía, la situación del sector inmobiliario está lejos de los parámetros habituales. Sin embargo, llueve menos, que no es poco en medio de un derrumbe de la economía vasca superior al 20%.

Según los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la CAV, con 1.445 viviendas vendidas, fue la segunda comunidad con un menor retroceso, solo precedida por La Rioja, donde las ventas bajaron un 8,9%. Aragón lideró las caídas de ventas de fincas (-51,8%) y Madrid y Catalunya rondaron el 40% de descenso.

En Euskadi se vendieron en junio 6.678 fincas, un 8,7% menos que hace un año, lo que sitúa al País Vasco como la comunidad con menor caída de las ventas inmobiliarias, frente al 33,2% de bajada media en España. De las 5.678 fincas transmitidas, 658 eran fincas rústicas, 2.442 eran viviendas, 371 solares y 2.207 otro tipo de fincas urbanas como oficinas, garajes y trasteros.

En cuanto a las viviendas transmitidas, 1.445 fueron compraventas, 574 herencias, 31 donaciones, 4 permutas y 388 fueron otro tipo de transmisiones. La mayoría de las 1.445 viviendas vendidas eran usadas (1.198 frente a 247 casas nuevas) y solo 142 eran de protección oficial.

En el conjunto del Estado se vendieron 27.221 viviendas. Las ventas de las nuevas cayeron un 24,5% interanual y las usadas, que suponen el 80% del total, retrocedieron un 36,4% hasta 21.794 operaciones, el número más bajo en un mes de junio desde 2014.

Los descensos en las compraventas de pisos fueron generalizados en todas las comunidades autónomas, con especial incidencia en Galicia (44,8%), Comunidad Valenciana (43,9%) y Canarias (41,8%). En junio, que fue el mes del final del estado de alarma, se registraron 5.000 viviendas vendidas más que en mayo y 2.000 más que en abril, que fueron los dos meses completos de reclusión por la pandemia. Un periodo en el que apenas se cerraron las operaciones iniciadas antes de la declaración del estado de alarma.

En mayo la cifra de operaciones descendió casi un 54% interanual, hasta su nivel más bajo desde 2013. En los seis primeros meses del año, la compraventa de viviendas cayó un 24,6% en tasa interanual, con un descenso del 23,1% en las transacciones de viviendas nuevas y del 25% para las usadas.

En Euskadi, entre enero y junio se han vendido 8.370 pisos frente a los 11.274 en el mismo periodo del año pasado. El descenso acumulado es de casi un 26%.