CounterCraft cierra una ronda de financiación de 4,5 millones

La firma de ciberseguridad guipuzcoana recibe un fuerte respaldo a su expansión internacional

18.06.2020 | 00:53
El equipo de CounterCraft trabaja en las instalaciones de Donostia.

donostia La firma guipuzcoana de ciberseguridad CounterCraft ha cerrado una ronda de financiación de cinco millones de dólares, unos 4,5 millones de euros al cambio, con los que reforzará su proceso de expansión internacional centrado en la oferta de su plataforma de Cyber Deception.

La propuesta que realiza este negocio, que desde su inicio en 2015 ha captado el interés de varios fondos de inversión, consiste en confundir al ciberdelincuente haciéndole pensar que se encuentra en el sistema real de una empresa u organismo, cuando en realidad es un entorno simulado en el que los responsables pueden monitorizar qué tácticas utiliza el defraudador y anularle, además de obtener información valiosa para crear un sistema de protección.






Esta última ronda de financiación ha estado liderada por el fondo de inversión madrileño Adara Ventures, pero también se han incorporado como nuevos socios de la firma donostiarra eCAPITAL y Grupo Red Eléctrica.

Otras empresas que ya se encontraban con anterioridad en el capital de CounterCraft también han decidido incrementar su capital. Es el caso de Evolution Equity Partners y Wayra, el hub de Innovación Abierta que pertenece a Telefónica. Destaca, por cercanía, la decisión de ampliar su capital de Orza, la entidad de inversión directa perteneciente a los fondos de pensiones vascos Elkarkidetza y Geroa que centra su actuación en proyectos de innovación.

producto Según dio a conocer este miércoles CounterCraft, en la actualidad presenta a los mercados internacionales su plataforma Cyber Deception que "ofrece detección, inteligencia y respuesta en tiempo real a los ataques dirigidos que sufren las organizaciones a través de una completa gama de activos digitales".

Esta solución permite actuar en la protección para trabajadores remotos, en la fuga de datos o en las campañas de Spear Phishing, una estafa realizada por correo electrónico que, en lugar de a un público general, se dirige a un colectivo más específico.

La firma guipuzcoana cuenta con clientes repartidos por el continente europeo y Estados Unidos, entre los que destacan departamentos de inteligencia y defensa nacional, instituciones financieras, grandes empresas e infraestructuras críticas, tal y como informó CounterCraft.