Las oficinas de Lanbide vuelven a atender de forma presencial

Las consultas sobre RGI y el nuevo ingreso mínimo vital marcan la reapertura del Servicio Vasco de Empleo

02.06.2020 | 00:19

donostia – Las oficinas de Lanbide volvieron a abrir sus puertas ayer tras dos meses y medio en los que la atención se ha limitado a la página web del Servicio Vasco de Empleo. La atención presencial se recupera con el sistema de cita previa, de forma que los usuarios van entrando a la oficina de forma escalonada para mantener la distancia de seguridad. La mayor parte de las visitas siguen teniendo por objetivo la solicitud de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), explicaron los trabajadores de Lanbide, que recibieron ayer también numerosas consultas en torno a las ayudas surgidas a raíz del coronavirus, en especial el Ingreso Mínimo Vital del Gobierno español.

Aunque las 42 oficinas del Servicio Vasco de Empleo vuelven a retomar la actividad presencial, el Departamento de Empleo del Gobierno Vasco mantiene su intención de sacar adelante la mayor carga de trabajo posible por vía telemática y telefónica. "El objetivo es que coincida el menor número de personas posible en las oficinas y se reduzcan los tiempos de espera", señalaba ayer la consejera Beatriz Artolazabal.

En ese sentido, es posible hacer por vía telefónica o a través de la página web de Lanbide tanto la inscripción como demandante de empleo como la tramitación de la baja si se ha firmado un contrato laboral. También otras gestiones como apuntarse en una oferta de trabajo o en un curso formativo siguen siendo accesibles a través de Internet. Lanbide ha suscrito un acuerdo con KZ Gunea para que aquellas personas que no dispongan de Internet en su domicilio puedan hacer los trámites en estas oficinas.

formación ¿Qué pasará con los cursos de formación para desempleados? Desde el 25 de mayo ya se han reiniciado algunos de los cursos interrumpidos en marzo, en grupos reducidos y con medidas de seguridad. Además, desde esta semana los centros pueden dar inicio a nuevos cursos que no habían comenzado antes de la pandemia, aunque la vuelta a la normalidad será progresiva. Es el centro el que debe decidir cuándo y de qué forma programa sus sesiones en función de la disponibilidad de espacio y profesores.

Lo lógico, explican desde Lanbide, es que la mayor parte sean cursos mixtos que combinen presencia en el aula con trabajo desde casa a través de Internet.

Algunos cursos formativos ya se imparten mientras que el resto comenzará de manera progresiva en las próximas semanas