900 20 30 50 asistencia sanitaria

Bruselas, a favor de activar el fondo de rescate pero reacia a emitir ‘coronabonos’

Los países del norte evidencian su rechazo a los eurobonos, reclamados por España

25.03.2020 | 01:51
Nadia Calviño, ministra de Economía y representante de España en el Eurogrupo. Foto: Efe

bruselas – En la tercera reunión que afrontaba –por videoconferencia– el Eurogrupo para hacer frente de manera conjunta la crisis provocada por el coronavirus, los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) se mostraron a favor de que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate de la eurozona, proporcione una línea de financiación específica para todos los países que quieran solicitar fondos para luchar contra la pandemia de coronavirus, pero no consiguieron ningún avance con respecto a la emisión de los llamados coronabonos.

El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, explicó que la activación del MEDE es uno de los debates "más avanzados" entre los responsables económicos de los Diecinueve, pero todavía es necesario avanzar en el diseño de la herramienta que pretenden lanzar en este contexto. "Es necesario trabajar más sobre los detalles", dijo el portugués.

En concreto, Centeno habló de la puesta en marcha de una línea de crédito a través del MEDE vinculada a la crisis del coronavirus que estaría basada en la línea de crédito con condicionalidad reforzada (ECCL) que ya contempla el Tratado del fondo de rescates europeo.

el 2% del pib de cada estado Esta posibilidad estaría disponible para todos los países de la moneda única que individualmente lo deseasen y no de forma colectiva como pedía España. La ayuda equivaldría al 2% del PIB del Estado que lo solicite. En el caso de España, por tanto, ascendería a 24.000 millones de euros, aunque la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, subrayó que el Gobierno no se plantea esta opción.

El director gerente del MEDE, Klaus Regling, detalló que el porcentaje podría incrementarse si el impacto económico que sufre un país es especialmente grave. El alemán también insistió en que estos fondos se dedicarían en el corto plazo a financiar un fortalecimiento del sistema sanitario, pero estarían acompañados de una serie de condiciones para que el país que acceda a las líneas de crédito "vuelva a la estabilidad" una vez superada la crisis sanitaria.

La intervención del MEDE se sumaría a las medidas que ya ha adoptado cada país, a los estímulos monetarios del Banco Central Europeo (que alcanzan 1,1 billones de euros), a la movilización de 37.000 millones en inversiones a cargo de los fondos estructurales europeos, las líneas de financiación que ofrece el Banco Europeo de Inversiones y la relajación de las normas fiscales y de ayudas públicas europeas.

'coronabonos' paralizados La posible activación del MEDE será el principal avance que el Eurogrupo trasladará a los jefes de Estado y de Gobierno para que en la cumbre por videoconferencia que mantendrán mañana detallen el mandato a sus ministros de Finanzas para que sigan trabajando en esta línea.

Sin embargo, la reunión finalizó sin novedades con respecto a la emisión de eurobonos que reclaman países como España, Francia o Italia y la razón reside en la oposición que plantean los países del norte de la eurozona, en particular Países Bajos y Alemania.

Preguntado por esta cuestión, el presidente del Eurogrupo aseguró que los ministros "explorarán todas las posibilidades para atajar los enormes desafíos" económicos que plantea la pandemia y se limitó a señalar que en el encuentro de ayer "no se descartó ninguna posible solución".

Por su parte, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, mostró su confianza en que "esta nueva crisis permita superar las visiones diferenciadas y las divisiones" entre los miembros del euro. "Lo que ya hemos decidido en este par de semanas demuestra que es posible", expresó.

Además, el Eurogrupo validó oficialmente, como estaba previsto, la cláusula propuesta por la Comisión Europea que permite suspender la senda de reducción del déficit y posibilita que los países miembros inyecten el gasto público que necesiten para afrontar la situación de emergencia sanitaria.

Por otra parte, la Comisión Europea dio ayer luz verde a los dos sistemas de avales que España va a destinar a empresas y trabajadores autónomos afectados por el brote del coronavirus, que cuentan con un presupuesto aproximado de 20.000 millones de euros, precisando que esas iniciativas son "conformes a las normas de la UE en materia de ayudas estatales.