Otra velocidad, otro partido

Irribarria y Rezusta alcanzan su séptimo punto y el liderato del Campeonato de Parejas tras vencer a Urrutikoetxea-Aranguren en el frontón Municipal de Etxebarri por 16-22

30.01.2022 | 22:21
Iker Irribarria golpea con la derecha en un lance del encuentro de Etxebarri.

Iker Irribarria y Beñat Rezusta siguen en la ola buena. En el frontón Municipal de Etxebarri han cosechado este domingo su tercer triunfo consecutivo en el Campeonato de Parejas y, ante el errático rumbo de Elezkano II-Zabaleta en las últimas jornadas, se acodan en el liderato de la tabla.

Eso sí, igualados a puntos en un cuádruple empate con Danel y José Javier, Laso-Imaz y Altuna III-Martija –cuyo desempeño en los duelos individuales les otorgaría una vida extra sobre el resto de los aspirantes en caso de terminar la fase de cuartos de final en la misma tesitura–.

La cita ante Mikel Urrutikoetxea y Aitor Aranguren no se entiende sin extraer las dos partes diferenciadas de las que ha gozado el compromiso: dos velocidades, dos partidos. Dicotomía.

POTENCIAL EXTRAORDINARIO

El potencial de los zurdos, campeones del Parejas de 2017 y firmes aspirantes a todo, ha sido el factor diferencial del inicio. La pegada del aramarra, en erupción, y la solidez eléctrica del de Bergara han seccionado el espectáculo.

No ha sido en un parpadeo, porque Aranguren es un zaguero trotón, seguro, sacrificado, pero el partido se ha esfumado como arena entre los dedos.

Con su pelota: la agresividad, la explosión, el delirio. Con su pelota: ataque de tortícolis en Urrutikoetxea, con síntomas de estar inspirado, borrado del mapa. Del 1-0, una parada al txoko del zaratamoztarra, al 1-12. Medio tajo en una tacada. Determinante Iker, ha trocado en rodillo. Bestial. Con cada pelotazo cambiaba el juego. Música y letra. Percusión. Rock and roll. Está disfrutando. Da gusto.

VIENTOS DE CAMBIO

Vientos de cambio con un tanto atrás del vizcaino. Los colorados se han ido al cestaño. Han seleccionado sus armas: unas pelotas más tranquilas para domar el brillo de Irribarria. Vida o muerte. A tumba abierta. Urrutikoetxea, agresivo. Era la medicina.

EL RECITAL DE URRUTIKOETXEA

Los azules, serios, han acusado ciertos vaivenes hasta el 7-18. Y tras el segundo descanso largo, ha llegado el recital de Mikel, la secula. Soberbio, ha desplegado la red sobre los cuadros alegres. Ha lanzado la moneda al aire.

Con su material, ha sido imposible obviar su envergadura. Y su olfato. Se ha abierto paso a dentelladas. Ha metido el miedo en el cuerpo a los de Aspe con su poder en el remate. A raíz de entonces: un gancho, un dos paredes, una dejada al txoko, dos saque-remates y una parada al txoko. Buen catálogo. Arte y ensayo. Éxtasis. Peligro de remontada. ¡Que vienen! ¡Están vivos!

Con el 14-18, un error del vizcaino, al que ha golpeado la pelota en el cuerpo al amagar, ha cambiado las tornas. Pero ya no ha habido más claridad azul. Irribarria ha logrado acertar atrás para desatascar la situación, pero una falta con el 15-20 le ha vuelto a meter en problemas. Ha resuelto el de Arama con un zurdazo marca de la casa. Líderes.

noticias de noticiasdegipuzkoa