Altuna III no da puntada sin hilo

Mano Exhibición del campeón, que bate a Ezkurdia en el Ogueta y se clasifica para la final del cuatro y medio de la lep.m, en la que se medirá al navarro unai laso

01.11.2021 | 01:01
Jokin Altuna se prepara para golpear de volea con su mano derecha, con Joseba Ezkurdia atento a la pelota y al movimiento de su adversario.

Altuna III22

Ezkurdia10

Duración 45:12 minutos.

Saques 2 de Altuna III (tantos 7 y 12).

Faltas de saque Ninguna.

Pelotazos a buena 238. Según los datos facilitados por ETB, Altuna III golpeó la pelota a bote en 87 ocasiones; y de aire, en 38. Ezkurdia le dio a bote 78 veces; y de aire, 35.

Tantos en juego 15 de Altuna III y 9 de Ezkurdia.

Errores 1 de Altuna III y 5 de Ezkurdia (incluida una pasa del cuatro y medio).

Marcador 0-1, 1-1, 1-2, 2-2, 2-3, 3-3, 9-3, 9-4, 13-4, 13-5, 14-5, 14-6, 20-6, 20-8, 21-8, 21-10 y 22-10.

Botilleros Gorka Altuna (con su primo Jokin) y Rubén Ayarra (con Joseba Ezkurdia).

Apuestas De salida se cantaron posturas a la par, con una tendencia ligeramente favorable a Jokin Altuna.

Incidencias Segunda semifinal del Cuatro y Medio de la LEP.M disputada en el frontón Ogueta de Vitoria-Gasteiz. Buena entrada. En el primer partido de la función, Agirre y Larunbe derrotaron a Larrazabal y Elizegi (18-11), mientras que en el tercero, el de la despedida de Aimar Olaizola del recinto vitoriano, el goizuetarra y Mariezkurrena II pudieron con Jaka y Aranguren (22-20).

donostia – Jokin Altuna derrotó ayer a Joseba Ezkurdia (22-10) en el frontón Ogueta de Vitoria y se clasificó para la final del Cuatro y Medio de la LEP.M, en la que Unai Laso será su adversario en Bilbao el domingo 14 de noviembre. Con su triunfo, el delantero guipuzcoano se ganó el derecho a defender la corona que conquistó el pasado año y de paso evitó una final íntegramente navarra (no se produce desde 2014, cuando Irujo batió a Olaizola II por 22-16). Lo hizo con una auténtica exhibición en la que todos sus pelotazos llevaron veneno, en la que solo cometió un error (y con matices, porque llegó en una polémica acción en la que pidió airadamente la repetición del tanto por una presunta estorbada de su adversario) y en la que desmontó la estrategia de un Ezkurdia que comenzó bien y que defendió como un titán, pero al que le faltaron argumentos ante un rival que se mostró superior.

"A este nivel, cuando uno baja un poco el nivel, las diferencias en los campeonatos individuales son enormes", reconoció Ezkurdia al término del choque en el micrófono de Radio Euskadi. Pero más que bajar el nivel, fue Jokin Altuna quien lo elevó. "Me ha salido todo y he disfrutado el copón", admitió el guipuzcoano en la misma emisora instantes después de alcanzar el cartón 22. Y es que el intercambio de golpes en los primeros compases del partido no hacía presagiar lo que finalmente ocurrió.

Altuna y Ezkurdia se enredaron de salida en una espectacular e igualada lucha sin cuartel en la que los tantos fueron cayendo a uno y otro lado sin apenas respiro, siempre con el navarro golpeando primero, ya que, pese a la abultada derrota final, dispuso de hasta tres ventajas en el marcador (0-1, 1-2 y 2-3). Pero tras los tres empates iniciales (a 1, 2 y 3), el guipuzcoano abrió una brecha que después ya resultó insalvable para su oponente. Lo hizo con una impresionante colección de remates y apoyándose en su saque, un disparo inicial siempre profundo, violento y arrimado a la pared.

Se escapó Altuna (9-3) ante la impotencia de un Ezkurdia que recuperó la iniciativa castigando con un gancho un error de colocación de su contrincante, tal vez el único de bulto que cometió en toda la tarde. El delantero de Arbizu se marchó al cestaño a buscar su pelota y pensó que la jaula es una competición de tacadas. Pero no pudo. Su rival le robó rápidamente sus ilusiones con una violenta cortada a la pared tras mover a Ezkurdia de un lado a otro de la cancha. Fue el 10-4 y el primero de otros cuatro tantos consecutivos del amezketarra, letal en cada uno de sus golpeos.

Con 13-4 en el electrónico, al navarro no le quedó otra que arriesgar. Le salió bien a la primera con un sotamano al ancho desde la pared y sumó dos tantos consecutivos por primera vez en la semifinal por una indecisión de Altuna provocada por una posible estorbada de Ezkurdia. Protestó el guipuzcoano, pero la polémica quedó en anécdota porque el campeón estaba lanzado. Del 14-6, al 20-6. Y de ahí, al 22-10. "Ahora quiero disfrutar de estas dos semanas que quedan para la final contra Unai Laso, un rival nuevo, pero que se merece todo lo que le está pasando". Y es que Altuna no da puntada sin hilo. En la cancha y fuera de ella.

noticias de noticiasdegipuzkoa