Urriza logra su sexto Master

remonte gana a barrenetxea (30-25) y logra su cuarta txapela del año

01.02.2021 | 00:35
Barrenetxea IV (izquierda) y Javier Urriza, en la entrega de trofeos después del partido. Foto: Maialen Andrés

Donostia – Javier Urriza venció 30-25 a Endika Barrenetxea en la final del Master UTS. El sábado por la noche se disputó el partido en el frontón de Galarreta y el navarro consiguió su sexta txapela en este campeonato. El veterano delantero tiene siete títulos del manomanista, seis del parejas y seis Masters en su palmarés y suma ya 19 txapelas en total. Ha cerrado la temporada con el pleno tras ganar en todos los torneos: la txapela del 50 aniversario, el Torneo Kutxabank, el Parejas y el Master.

Sin embargo, Barrenetxea IV le puso difícil la consecución de la última txapela. El de Hernani se adelantó 1-7 y el campeón entró frío en el partido. El zaguero guipuzcoano apretaba a la perfección y pegaba fuertes pelotazos, de manera que dominó en esos primeros tantos. Urriza le dio la vuelta a la situación cuando cogió el saque y sacó su pelota. De perder 1-7, pasó a ganar 9-7. El pamplonés también estuvo acertado durante todo el partido con el saque y tanto uno como otro hacían mucho daño con el primer pelotazo.

Urriza defendía como siempre y Barrenetxea estaba arriesgando, y le salían bien las jugadas. Se fue muy igualado hasta casi el final, pero el delantero llegó más fresco a los últimos tantos, donde el zaguero hernaniarra cometió más errores. Ahí se decidió la txapela. Barrenetxea no acertó en el rebote y en dos pelotas claras que le vinieron a la mano. Esos cinco errores fueron decisivos. Urriza, por su parte, no perdió una sola pelota y, como habitualmente, estuvo más firme. No arriesgó y realizó pocas jugadas; solo hizo un tanto a dos paredes y, a pesar de que Barrenetxea hizo más jugadas, no fue suficiente.

El hernaniarra se puso de nuevo por delante en el marcador (23-24). Entonces Urriza hizo un parcial de 5-0 y dejó la final prácticamente sentenciada adelantándose 28-24. Apretó bien y, además, Barrenetxea cometió dos errores claros cuando no se deben hacer. Tras hacer el 28-25, el 29 subió al marcador al fallar una pelota a la mano y Urriza hizo el último tanto de saque.

El navarro ganó con merecimiento, mostrando sus principales cualidades: golpe, defensa, seguridad y saque, con un total de trece tantos en el peloteo y ocho con el saque. No cometió errores durante toda la final. Barrenetxea hizo 19 tantos en el peloteo, cinco dos paredes, y con el saque sumó seis tantos, pero también cometió dos faltas de saque y siete errores en el peloteo.

Una vez finalizado el partido, Urriza destacó su gran año, en el que ha ganado cuatro txapelas. "No ha podido ir mejor", remarcó. Sobre el partido, indicó que Barrenetxea le había puesto las cosas muy difíciles. "Ha empezado a pegar muy fuerte a la pelota, incisivo, con desparpajo y yo he estado atado durante todo el partido. Si he sacado adelante la final, ha sido porque no he cometido errores", remarcó. Por su parte, Barrenetxea IV destacó que "ante Urriza no se puede regalar tanta pelota".