Federación Vasca de Fútbol | "Nos marcamos un año para negociar con la RFEF"

"El camino será largo y puede que el caso llegue al tas", declara el presidente de la federación vasca, que espera el no inicial de rubiales

17.12.2020 | 01:11
Miembros de la FVF y el Gobierno Vasco, ayer en Loiu. Foto: J. Lazkano

loiu – El área de llegadas del aeropuerto de Loiu ofrece un aspecto gélido. Apenas hay movimiento y las pantallas proyectan un pequeño puñado de vuelos. Es el impacto del COVID-19. Uno de ellos procede de Madrid, escala del original desde Ginebra, del que aterrizan los cuatro miembros de la delegación vasca que el martes hicieron historia con la entrega en mano de la documentación en las sedes de la FIFA, en Zúrich, y de la UEFA, en Nyon, con la que la Federación Vasca de Fútbol (FVF) solicita su integración en estos dos organismos como miembro de pleno derecho, un paso que marca un antes y un después en la aspiración por lograr la oficialidad. Los rostros de Luis María Elustondo, Nerea Zalabarria, presidente y vicepresidenta la FVF; Jon Redondo, director de Deportes del Gobierno Vasco, y David Salinas-Armendariz, letrado del Ejecutivo de Iñigo Urkullu y abogado experto en Derecho Deportivo; asomaban el cansancio de las agotadoras horas en Suiza, pero satisfechos por haber hecho realidad "la misión que nos habíamos propuesto" y que cumplía con el mandato de la Asamblea de Durango del 12 de diciembre de 2018. "No se puede hablar de plazos, otra cosa es que el camino va a ser largo. La primera piedra está ya puesta", apuntó ayer Elustondo, que pone la guinda al fin de su segunda y última legislatura al frente de la FVF.

Elustondo reconoce que queda aún mucha cocina por delante para que culmine un proceso que cuenta con la estrecha colaboración del Gobierno Vasco. "El paso está dado, aunque al final puede que el caso llegue al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS en sus siglas en francés) o no, o puede que haya un acuerdo. En ese caso, este no se produciría de repente", reflexiona el dirigente de la FVF, que matiza que no ha hablado con Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y con la que tiene que negociar el organismo euskaldun en su deseo de alcanzar un pacto que evite dificultar un poco más un asunto ya de por sí delicado. "El plazo del dictamen que hemos presentado en Zúrich y Nyon es de un año porque entendemos que es un tiempo suficiente para negociar con la Federación Española. También es verdad que la solicitud en la FIFA y en la UEFA le va a llegar a la Española, que ya tiene un avance con la carta que le enviamos el martes. La contestación será menos grata de la que desearíamos", subraya Elustondo, que insiste en que a partir de ahora la pelota "está en varios sitios, pero primero la tienen que jugar ellos (en referencia a la RFEF)", de la que espera el no a las primeras de cambio, "pero también es verdad que nos pueden pedir más informes, más datos desde Suiza. Vamos por un criterio democrático, libre, sin ninguna presión a nadie.... Sin embargo, no nos debe extrañar que sea el TAS el que tenga que resolver en un plazo mínimo de dos años".

Elustondo ultima sus días al frente de la FVF, aunque le quedarían por delante varias semanas ya como presidente en funciones antes de dar el testigo a la futura Junta Directiva, que será la encargada de heredar este proceso y gestionarlo. Javier Landeta, vigente presidente del Leioa, es el primer nombre conocido que ha manifestado su intención de concurrir a las elecciones como candidato a sustituir a Elustondo, al que agradece "el paso histórico que ha hado". Landeta cree que el movimiento que ha emprendido la FVF "es lógico porque responde al mandato asambleario y, por tanto, estamos de acuerdo con ello", si bien matiza que él y el resto de integrantes de su plancha, que desvelará en próximos días, "aún no somos nada, porque no se han convocado elecciones, aunque la Federación tiene nuestro respaldo en este camino".

Landeta, siempre y cuando se convierta en el próximo presidente, no entendería la gestión de los siguientes pasos "como un marrón" y sí lo asumiría "como un reto", consciente, en su opinión, de tener "que valorar todas las opiniones y sensibilidades" dentro de la propia Federación Vasca, en especial en torno a la figura de Iñaki Gómez Mardones, presidente de la Vizcaina y persona no muy cercana al objetivo de la oficialidad sin que con anterioridad exista un consenso de todos los agentes implicados. Entre ellos está Luis Rubiales, presidente de la RFEF, con el que Landeta dice "mantener una buena relación", aunque, avisa, "hay que ser prudentes y sí puedo decir que Rubiales es una persona dialogante".

respaldo institucional Jon Redondo, director de Deportes del Gobierno Vasco, encabezó en Suiza la representación del Ejecutivo, que ofrece su colaboración a las federaciones vascas que pidan su integración en los organismos internacionales, como ocurrió con anterioridad en los casos de la de sokatira, surf y halterofilia. "Primero es la vía jurídica. Este tipo de situaciones son a medio y largo plazo y habrá que saber gestionarlo. El camino empieza ahora. Hasta la fecha ha sido una reivindicación histórica y ahora lo que se hace es plasmar esa reivindicación", indicó Redondo, que prefiere no marcarse plazos en el proceso emprendido por la FVF, a la que le toca "dar los pasos pertinentes en el futuro y en ese camino van a tener la ayuda del Gobierno".