Cuatro y Medio | Otra lucha comprimida

Mano Ezkurdia defiende título en un campeonato del cuatro y medio que empieza el sábado en Azkoitia y concluirá el 27 de diciembre en Bilbao

02.12.2020 | 00:50
Once de los doce pelotaris participantes en el Cuatro y Medio de la LEP.M posan en el frontón Bizkaia de Bilbao, en la presentación que tuvo lugar ayer. De izquierda a derecha, Mikel Urrutikoetxea, Danel Elezkano, Asier Agirre, Jon Ander Peña, Iñaki Artola, Erik Jaka, Joseba Ezkurdia, Iraitz Zubizarreta, Peio Etxeberria, Iker Irribarria y Oinatz Bengoetxea. Falta Jokin Altuna, finalista del Manomanista el pasado domingo.

Bilbao – Es la época de los campeonatos comprimidos. La pelota, acostumbrada a no parar en una situación habitual, vive ahora con una marcha más. En menos de un mes vivió la presentación del Manomanista, la disputa del campeonato que encumbró a Erik Jaka y una nueva puesta en escena, en este caso la del Cuatro y Medio. Todo con la reanudación del Parejas a la vuelta de la esquina. No hay tiempo para el descanso ni la relajación y los pelotaris apenas tienen tiempo para adaptarse a cada modalidad. También los campeonatos deben ajustarse a las necesidades del momento y, al igual que ocurrió con el Manomanista, la jaula vivirá su transcurso en un formato exprés. El torneo comenzará este sábado en Azkoitia, en un festival que dará inicio a las 22.15 horas, y la final se disputará el 27 de diciembre en Bilbao. Los aplazamientos no están contemplados y en esta ocasión no habrá liguilla de cuartos ni de semifinales. Serán partidos a vida o muerte, sin segundas oportunidades para el que quiera triunfar en el acotado.

El Cuatro y Medio de la LEP.M comenzará el sábado con dos partidos en el frontón Gurea de Azkoitia. Iñaki Artola, que vuelve a la acción después de dar positivo en COVID-19, se enfrentará a Jon Ander Peña, en un duelo entre guipuzcoanos. A continuación, Danel Elezkano empezará su actuación en el campeonato ante el ataundarra Iraitz Zubizarreta. El delantero de Zaratamo no llega en las mejores condiciones después de arrastrar las últimas semanas un problema en el dedo. "Estoy con ganas e ilusión, pero a la vez un poco preocupado. No he podido hacer ningún entrenamiento y voy a llegar sin haber tocado prácticamente la pelota y con dudas. Pero es un campeonato y no hay excusas", apuntó el vizcaino.

Los otros dos encuentros de los octavos de final están programados para este domingo en el frontón Astelena de Eibar. Oinatz Bengoetxea se medirá a Iker Irribarria y Asier Agirre a Peio Etxeberria. Aunque este partido puede cambiar de fecha si el pamplonés sale el viernes victorioso de la semifinal del Parejas que, junto a Albisu, le enfrentará a Ezkurdia y Martija en Bilbao.

Por su parte, Mikel Urrutikoetxea deberá esperar una semana más para entrar en acción en el Cuatro y Medio de la LEP.M. El zaratamoztarra ocupa el lugar de Unai Laso, todavía sin contrato con Baiko, como cabeza de serie y jugará la siguiente semana ante el vencedor del duelo entre Bengoetxea e Irribarria. Es una nueva oportunidad para Urrutikoetxea, pero llega en un momento complicado, con la cabeza pensando más en otros frentes más importantes. "La cabeza la tengo más en el partido del martes que en el Cuatro y Medio. Jugamos la final del Parejas y es una oportunidad muy bonita para conseguir una txapela. Una vez que pase el partido del martes pensaremos en el Cuatro y Medio", declaró el pelotari todoterreno, que vuelve a vivir otra cita más con la obligación de cambiar el chip en un periodo muy corto de tiempo: "Este calendario tan apretado a mí me perjudica un poco porque este Campeonato de Parejas lo estoy jugando de zaguero, una posición que no es la mía. Me cuesta adaptarme y el Cuatro y Medio es una modalidad completamente diferente. Me costará, pero ojalá pueda llegar bien".

El resto de los cabezas de serie serán los dos finalistas del Manomanista, los guipuzcoanos Jokin Altuna y Erik Jaka, además de Joseba Ezkurdia, que llega en la misma situación que Urrutikoetxea y Agirre, ilusionado con el Cuatro y Medio pero con la cabeza puesta todavía en el Parejas. Un torneo sin favoritos claros que se decidirá en menos de un mes. Aunque no hay que olvidar que Ezkurdia se ha erigido en el gran dominador de la modalidad. La prueba, los dos títulos consecutivos que ha conseguido en las dos últimos ediciones de la jaula, circunstancia que le convierte en el rival a batir.

Con botilleros Una de las novedades de este Cuatro y Medio será la modificación de la norma de los botilleros. Los consejeros ya volvieron en los duelos entre pelotaris de diferentes empresas durante el Manomanista y ahora esa ayuda se extenderá a todos los encuentros. A diferencia del campeonato anterior, los botilleros no serán exclusivamente técnicos de las empresas. El abanico de posibilidades se abre ligeramente y ahora un manista podrá estar acompañado por otro compañero de su misma plantilla. Sin embargo, varios pelotaris reconocieron que les gustaría disponer de libertad absoluta para elegir a su acompañante y que este pudiera ser alguien ajeno a las empresas.