Bernal reclama libertad

ciclismo asegura que no ejercerá de gregario para Froome y thomas en el tour de francia, donde buscará reeditar su título

10.05.2020 | 01:18
Egan Bernal, con el maillot de líder, junto a Geraint Thomas, en el pasado Tour de Francia. Foto: N.G.

donostia – El año pasado el Ineos contaba con un diamante que se terminó de pulir durante el Tour de Francia. El Ineos llegaba a la Grande Boucle con Geraint Thomas como flamante campeón tras desbancar a Chris Froome de su reinado. Un Froome que no pudo armar la revancha en 2019 porque su caída en el Dauphiné le privó de aspirar a su quinto maillot amarillo y de elevarse así a los altares del ciclismo. De modo que Thomas era el señalado como máximo aspirante a reeditar el título, por aquello del dominio de los últimos tiempos del Sky y su heredero Ineos.

Si bien, el año pasado Thomas encontró a su mayor rival en el seno de su propio equipo: Egan Bernal, presente y futuro. Porque el colombiano, transcurriendo el dictado de la carretera, se alzó como un líder capaz de culminar ante los grandes corredores. Y eso galones amarillos que se cosió son los que ahora no quiere deshilachar. Al contrario, los grapa. Por si las moscas. Porque así se pronuncia Bernal, autoritario, jerárquico: "No seré gregario de Froome o Thomas". "Incluso siendo joven no tiraré la oportunidad de conquistar otro Tour. ¿Puedo sacrificarme por alguien más si estoy al 100%? No lo creo".

En el Movistar de Quintana, Valverde y Landa se hablaba de tricefalía. Desde luego, este escenario que presenta el Ineos para la próxima edición del Tour, lo es. Bernal sabe que batió a Thomas, que a su vez doblegó a Froome, pero Froome aspira a la leyenda –que se escribe con los nombres de Miguel Indurain, Bernard Hinault, Eddy Merckx y Jacques Anquetil– con un golpe de autoridad tras su inclinación ante Thomas y a dar un riego de veteranía a las juventudes que reclaman sus tronos en el ciclismo; pero el Bernal gregario es cosa del pasado. Si es por el colombiano, ese rol jamás volverá. Aunque también salpimenta su discurso con el espíritu de equipo que hace honor a este deporte. No hay que perder las buenas costumbres...

"Sin embargo, será la carretera lo que pondrá a todos en su lugar. Después de las primeras etapas veremos en qué posición está Froome, en qué posición está Thomas y en qué posición estoy. Claramente, aunque sea el campeón defensor, no puedo ir al equipo hoy y decir que soy el único líder", comenta, con una coletilla que subraya sus intenciones.

Otro que mira al frente, para borrar el pasado reciente, es Froome, que el anterior febrero, ocho meses después de su accidente, regresó a la competición. Lo hizo en el Tour de los Emiratos Árabes, donde irrumpió el coronavirus. "Estoy preparado", indicó el tetracampeón del Tour. "Ganar el Tour sigue siendo mi objetivo principal, me siento rejuvenecido, fresco y con muchas motivaciones nuevas. Desde un punto de vista muy personal, es una ventaja tener más tiempo para preparar el Tour". El 29 de agosto comienza a pedalear la tricefalía del Ineos. Sin yugos. Bernal reclama libertad.