Liga ACB | Victoria crucial del GBC

Liga ACB El Gipuzkoa BAsket logra un triunfo vital en un final de locura contra un rival directo como el Estudiantes, al que iguala a triunfos, y da un gran paso hacia la salvación

11.02.2021 | 00:41
Los jugadores del Gipuzkoa Basket celebran el trascendental triunfo conseguido ante el Estudiantes, anoche en Illunbe. Foto: Gorka Estrada

Gipuzkoa Basket81

Estudiantes79

ACUNSA GIPUZKOA BASKET Faggiano (12), Oroz (8), Tomás (10), Radoncic (9), Okouo (15) –cinco inicial– Dee (11), Olaizola, Magarity (8), Carlson (2), Span (6), Motos.

ESTUDIANTES Barea, (18), Avramovic (16), Vicedo (2), Djurisic (2), Arteaga (12) –cinco inicial– Robertson (8), Solá, Stoilov, Domínguez, Brown (6), Delgado (7), Gentile (8).

Parciales 24-21, 45-39 –descanso– 65-58 y 81-79.

Árbitros Pérez, Torres y Fernández.

Incidencias Partido aplazado de la 22ª jornada de la Liga ACB.

donostia – El Acunsa Gipuzkoa Basket sigue de dulce y derrotó por 81-79 en un duelo trascendental en la zona baja de la clasificación de la Liga ACB al Movistar Estudiantes, un rival directo por la permanencia, con una canasta más tiro adicional a dos segundos del final de Pere Tomás que permite a los guipuzcoanos abandonar la última plaza de la tabla, que ahora ocupa el Bilbao Basket con un triunfo menos. Una gran bocanada de oxígeno en una cita vital para un GBC que da un gran paso hacia la salvación.

Ambos equipos salieron a morder desde el salto inicial, con el acierto local de Dino Radoncic y de Aleksa Avramovic por el Estudiantes, que mantuvieron el encuentro igualado en todo momento, mientras que JJ Barea, la estrella llegada de la NBA, era dosificado por su entrenador para respiro de los guipuzcoanos.

El equipo madrileño, al que penaliza estar con dos partidos menos que sus rivales, intentó en los últimos segundos llevarse el cuarto pero la muñeca del norteamericano Dee, aclimatada al triple, lo impidió.

No se despegó ninguno tampoco en un segundo cuarto que transcurrió igualado, con algún chispazo de Barea y el apoyo de Delgado para los colegiales, que estaban erráticos desde el triple (siete a dos a favor de los locales), lo que explica los cinco puntos de desventaja con los que se fue Estudiantes a vestuarios. En estos últimos instantes de la primera mitad el GBC estuvo más acertado.

Tras el paso por los vestuarios, el conjunto de Marcelo Nicola creía en la victoria y fue a por ella; encontró a Okouo y Fagiano para elevar la renta a doce puntos (55-43) y encender las alarmas en el equipo de un Javier Zamora que no encontraba soluciones. Barea trató de ir al rescate, y tres canastas consecutivas suyas minimizaron los daños, pero no consiguieron acercarle a un cuadro guipuzcoano que mostraba una cara muy solvente, con la incógnita de si no se derrumbaría en los últimos minutos como le ha ocurrido en otros partidos.

Casi se le vino abajo el castillo de naipes al Gipuzkoa Basket en el último cuarto; el Estudiantes liderado por Avramovic remó hasta ponerse arriba a cinco minutos para el final (70-71) y el encuentro entró equilibrado al último minuto.

Barea puso otra vez por delante al Estudiantes a 30 segundos del final; Radoncic desequilibró para los locales; el ex de Dallas volvió a darle vida al Estu hasta que emergió Pere Tomás entre los locales para otorgar el triunfo en los dos últimos segundos. El intento final sobre la bocina de Brown no evitó un triunfo que da vida a un Gipuzkoa Basket que sí cree en la salvación.

Pere Tomás consiguió a falta de dos segundos un '2+1', cuando estaba por detrás en el marcador, que resultó clave en el triunfo local