Juanito Oiarzabal: "Lo dejo, tengo más que perder que ganar"

Juanito Oiarzabal El alpinista anuncia oficialmente en Vitoria su adiós al reto de escalar los 14 ochomiles dos veces, empujado por su embolia pulmonar y la muerte de Zerain

08.01.2021 | 00:24
Sebastián Álvaro, con quien va a grabar un documental sobre su vida, acompañó a Oiarzabal el día de su despedida de los ochomiles. Foto: Pilar Barco

Vitoria – Hace unas semanas, Juanito Oiarzabal fue preguntado en una conferencia de León sobre su proyecto de ser el primer montañero del mundo en ascender dos veces los catorce ochomiles, proyecto que llevaba aparcado desde que en 2016 sufrió un edema pulmonar durante su intento de escalar el Broad Peak por segunda vez. El gasteiztarra, en un alarde de sinceridad, admitió que completar el 2x14x8.000 ya no pasaba por su cabeza. Un anuncio de esa envergadura, con más de 30 años escalando ochomiles y 47 expediciones al Himalaya, sin embargo, necesitaba realizarse en condiciones y, por ello, Oiarzabal eligió Vitoria-Gasteiz para, junto a su amigo el aventurero y director del programa Al Filo de lo Imposible, Sebastián Álvaro, dar una rueda de prensa de despedida "de los ochomiles, que no de la montaña", a la que seguirá ligado mientras sus fuerzas se lo permitan.

Juanito Oiarzabal, por lo tanto, abandona los ochomiles quedándose a cuatro ascensiones de escalarlos todos en dos ocasiones. En total, el alavés ha alcanzado la cima de 26 ochomiles, lo que lo convierte en el montañero con más ascensiones a estas montañas en el mundo capaz de haber subido a las catorce. Además, en 2001 se convirtió en la tercera persona es ascender todos los ochomiles sin ayuda de oxígeno artificial. "Me da mucha lástima abandonar este reto. Es una decisión a la que le he dado muchas vueltas, porque realmente me ilusionaba conseguirlo, pero al final lo cierto era que tenía más que perder que ganar", lamentó.

Dos han sido los factores determinantes que le han empujado a tirar la toalla. Por un lado, la embolia pulmonar sufrida en 2016 en su intento de ascender el Broad Peak lo dejó en una situación de salud muy delicada y va a tener que medicarse de por vida. El gasteiztarra es capaz de llegar a alturas de entre 6.500 y 7.000 metros, pero a partir de los 7.000 su salud empieza a peligrar. "Seguiré dedicándome a la montaña, pero sin pasar de esa altura, que tampoco está nada mal", aseguró. Sin embargo, lo que realmente le hizo abandonar la idea fue la muerte de su amigo y también gasteiztarra Alberto Zerain, el propulsor del reto 2x14x8.000, que falleció en 2017 a causa de una avalancha mientras ascendía el Nanga Parbat.

La idea de escalar todos los ochomiles en dos ocasiones surgió a raíz del programa Al Filo de lo Imposible, ya que escaló por segunda ocasión muchos de los ochomiles para grabarlos y en 2016 se encontró con que solo le quedaban cuatro para completar la segunda vuelta. "Si en 2004 no se me hubieran congelado los pies en el descenso del K-2 habría podido completar el reto mucho antes", recuerda el gasteiztarra. Tampoco se olvidó de todos los amigos y compañeros que ha perdido a lo largo de sus expediciones. "Lo más natural sería que yo estuviera muerto, no aquí contándolo. La grandeza de Juanito radica en la suerte. He vivido situaciones muy extremas", aseguró el montañero.

DOCUMENTAL SOBRE SU VIDA Según explicó Oiarzabal, la de ayer posiblemente será su última rueda de prensa, pero aún tiene una bonita aventura por delante para poner el broche de oro a su carrera en los ochomiles y despedirse definitivamente de ellos. Junto a Sebastián Álvaro, con quien trabajó durante mucho tiempo en Al Filo de lo Imposible y con quien ha compartido numerosas aventuras desde joven, se encuentra grabando un documental sobre su vida. En él viajará a Nepal, a Pakistán y a la Tierra del Fuego, en Patagonia, lugares en los que repasará su trayectoria y recordará algunos de los momentos más especiales de su carrera.

La primera de las aventuras ya la grabó hace dos semanas en Pakistán, a donde acudió junto a su hijo Mikel para ascender al Moses Peak, a más de 5.000 metros de altura, desde donde se pueden ver cinco de los nueve ochomiles del Himalaya, donde empezó todo para Juanito Oiarzabal. Allí se despidió de esos picos en lo que tantos "momentos alegres y dolorosos" ha vivido el gasteiztarra. Se espera que el documental esté grabado para finales de verano y pueda ver la luz al final de 2021. Será un emotivo homenaje a una carrera deportiva irrepetible.

"No es un adiós a la montaña; seguiré ascendiendo, pero sin superar los 7.000 m."

Juanito Oiarzabal

Alpinista

"Lo natural sería que estuviera muerto y no aquí contándolo, he tenido mucha suerte"