Fernando BernuésDirector de la compañía Tanttaka

“En esta profesión uno siempre está empezando”

14.01.2022 | 00:07
“En esta profesión uno siempre está empezando”

El veterano director teatral Fernando Bernués confiesa no estar dispuesto a perder esa ilusión clave para seguir creando: “A pesar de los años soy lo próximo que haga”

Donostia – Una lámpara de pie de salón y varios sillones donde su madre –fallecida en marzo– y su padre pasaron muchas horas sentados son algunos de los objetos que el director teatral Fernando Bernués ha rescatado y colocado en el escenario de la obra Mi hijo solo camina un poco más lento. "Las primeras veces me costaba ver la representación con todos esos elementos colocados en el escenario y que han formado parte de mi niñez. Era duro", cuenta emocionado.

Montaña rusa de emociones.

—En la obra es inevitable sumergirse en infinidad de sensaciones y de emociones que te atrapan. El texto es magnífico y el elenco de artistas que le dan forma es excepcional.

El texto fue escrito por el autor croata Ivor Martinic.

—Así es y lo descubrimos en Buenos Aires cuando estábamos de gira con la obra Musu.

¿Que les provocó?

—Nos mató de amor. Nos enganchó y en aquel momento ya planteamos traerlo para Euskadi. Pero no fue hasta hace dos años cuando buscamos al autor, que casualidades de la vida estaba en Barcelona. Le dijimos que queríamos dar forma a su texto y nos confesó que no habíamos sido los únicos interesados, pero no había terminado de cuajar.

Es una obra dura.

—Mucho, y también un reto que sin duda ha merecido la pena. El propio autor nos dijo: Me han dicho que si unos vascos se han interesado por mi texto es porque lo van a llevar a cabo.

Dicho y hecho.

—(Ríe).

Tiene además toques de humor.

—Y, ¿cómo es la vida? Lo tiene todo. Agridulce, con dolor, con una marea de sentimientos encadenados, con miedos, preocupaciones, risa, lloros...

Las mujeres ocupan un papel muy importante en la obra.

—Claro, porque son ellas las que al final se encaran y se enfrentan a los verdaderos problemas de la vida, las que tiran del carro, mientras que en la obra los hombres prefieren mirar para otro lado y escapar de los problemas cotidianos.

La frustración que provoca el paso del tiempo es una constante.

—Ese es el miedo al que se enfrenta el ser humano. Un tema universal, la angustia que genera que la vida se nos marche en menos de un suspiro.

¿Qué ha sido lo más difícil?

—Producir con diez actores en los tiempos que corren no ha sido nada fácil, pero todos hemos hecho un esfuerzo para poder sacarlo adelante y llegar al máximo de teatros. Queremos disfrutarlo y esperemos que guste al público.

noticias de noticiasdegipuzkoa