Donostia Festibala reúne a 2.600 asistentes en el Velódromo

Kase.O y Los Chikos del Maíz encabezaron en un nuevo espacio la décima edición del certamen

26.09.2021 | 00:38
Kase.O volvió a su emblemático ‘Kase.O Jazz Magnetism’ por sus diez años. Foto: Donostia Festibala

Donostia – Unas 2.600 personas han asistido a la décima edición del Donostia Festibala, la cita con la música urbana independiente que se celebró por primera vez este viernes en el velódromo de Anoeta, tras comenzar su andadura en el Monte Igeldo y trasladarse después al hipódromo donostiarra.

Según informó ayer el festival a través de una nota, un 88% de los asistentes al certamen que reunió este año a seis bandas de rap y hip hop, procedían de Euskadi, mientras que un 11% se desplazaba desde Madrid, Castilla y León, Catalunya y Aragón, y el 1% eran franceses.

El certamen quiso resaltar tanto la implicación del público, que coreó y acompañó en numerosos temas a los grupos participantes, como su "excepcional comportamiento" a la hora de respetar "todas las medidas" de seguridad sanitaria dispuestas por la organización para cumplir la normativa anticovid.

De los conciertos ofrecidos por las bandas participantes, sobresalió el del Kase.O, que presentó el décimo aniversario de su emblemático Kase.O Jazz Magnetism, un proyecto que fundió la lírica del artista con el soul de varios músicos de la escena barcelonesa del jazz.

Los Chikos del Maíz llenaron el recinto con su renovado sonido noventero y revolucionaron al público con sus clásicas rimas, mientras Lágrimas de Sangre ofrecieron un recorrido por su larga trayectoria de éxitos, junto a algunos trabajos en solitario de sus miembros, lo que dio lugar a una mezcla de reggae, rock y rap.

Por el escenario del Velódromo donostiarra también pasaron la argentina Simona, el rapero emergente de Donostia Aigory y la fusión trap/rap de J. Largo, artistas estos últimos incluidos en el circuito Katapulta Tour Gipuzkoa.

El viraje del festival En los diez años de vida del Donostia Festibala, el certamen ha contado con varios virajes, principalmente de localización, ya que tras empezar su andadura en el parque de atracciones de Igeldo pasó al Hipódromo, donde hasta mediados de la semana pasada, cuando se anunció su marcha al Velódromo, iba llevarse a cabo. A ello hay que sumar su paso de ser un festival de música rock e indie hacia unos sonidos más urbanos.

noticias de noticiasdegipuzkoa