El Zinemaldia hace un buen balance de sus cifras decrecientes por el covid

La pasada edición del festival contó con cerca de 66.000 espectadores, lejos de los 178.000 de 2019

15.12.2020 | 14:59
Zinemaldia.

DONOSTIA - El Festival de Cine de San Sebastián ha cerrado ya las cifras de su 68 edición, que dan como resultado una paradoja, ya que pese a haber reducido sus porcentajes entre un 30 y 70 %, la crisis de la covid y la posibilidad de que incluso el certamen no se hubiese celebrado hacen que el balance sea positivo.

En la memoria de 2019 se habló de "récords" de asistencia de público, con 178.687 espectadores, y de número de acreditaciones, un total de 4.319, unos datos muy alejados de los 2020, en que se sumaron 66.234 espectadores y acreditaron 2.626 profesionales.

El Zinemaldia señala este martes en un comunicado que el año pasado ya advirtió de que iba a ser "complicado" superar esas cifras, pues el Festival "llevaba años aproximándose a su techo de crecimiento". "Era imposible prever entonces que los porcentajes se reducirían entre un 30 y un 70 % en la 68 edición y, aun menos, que estas cifras se considerarían positivas", destaca.

Precisa que los 66.234 espectadores contabilizados vieron 151 películas procedentes de 50 países en la edición de este año, para la que se acreditaron 2.626 personas, entre ellos 689 periodistas de 376 medios de comunicación y 1.185 profesionales de la industria cinematográfica -de ellos, 487 participaron de forma online-.

Y remarca que la "percepción general" que existe de que la celebración del Festival "ha sido muy importante para la industria cinematográfica española en general, la vasca en particular, y también la internacional", y que "medios de todo el mundo han elogiado su programación y organización".

El Zinemaldia indica en este 2020 "determinado" por la pandemia buscó tres objetivos: que fuera una edición segura para todos los que participaron en ella; que se protegiera la "esencia del concepto de festival", es decir, que "el mejor lugar para proyectar una película es una sala de cine"; y que fuera una edición "económicamente viable".

"Además de no registrar contagios y atraer el interés de más de 1.000 profesionales de la industria cinematográfica o casi 700 periodistas de 376 medios de comunicación, el Festival ha operado cambios estructurales de los que ha salido airoso, y ha profundizado en su faceta online", resalta.

Y añade que, "vistos el resultado y la acogida de las medidas", se plantea que algunas de estas novedades, como las localidades preasignadas o el carácter online y presencial simultáneo de las actividades dirigidas a la industria cinematográfica, "se mantengan también cuando el tiempo de la pandemia haya terminado".

Dice que la crisis de la COVID-19, "que sigue sumiendo en la incertidumbre a los festivales de cine en 2021", no es "el único desafío" que al que quiere hacer frente el Festival.

Entre sus retos, figura su "apuesta convencida" por los nuevos talentos, "que da frutos antes de lo esperado en los cruces entre participantes en el Foro de Coproducción, en Nest, New Directors o la Sección Oficial, residentes de Ikusmira Berriak o estudiantes de Elías Querejeta Zine Eskola"

La creación del área de Pensamiento y Debate, y su compromiso con el informe de identificación de género, al que ahora sumará un proyecto de sostenibilidad son otras prioridades para un certamen que quiere reafirmarse "en su configuración como Festival de todo el año, que intensificará con su presencia en y con la comunidad de Tabakalera a lo largo de 2021".