Telele

Otra vez Nicole

02.11.2020 | 00:47

los Ondas de este año, con que los medios audiovisuales se premian a sí mismos, huelen a muerto. Será por la proximidad del día de difuntos. Han galardonado póstumamente a Michael Robinson y Luis Eduardo Aute. ¿Hay que morirse, o casi, para tener reconocimiento? Si yo fuera Joaquín Sabina o Fernando Ónega, otros dos nominados y ambos por encima de los 70, pensaría si los colegas no me estarán anticipando la esquela. Son tan previsibles en lo políticamente conveniente que han premiado a Patria, quizás porque es una ficción con la que te mueres de aburrimiento y hasta las audiencias la han enterrado sin un piadoso resquiescat in pace.

En el lado bueno de las cosas, hemos visto por HBO el estreno mundial de The Undoing que viene con todo lo que hay que tener para ser la serie del año. No es solo la pareja de protagonistas, compuesta por Nicole Kidman y Hugh Grant, y la participación de Donald Sutherland (el salvaje fascista Attila en Novecento). Es la creación y dirección de David Kelley, a quien debemos la maravilla de Big Little Lies, lo mejor de la tele el pasado año y el anterior. Hay mucho en común entre ambos relatos. Son historias de mujeres que forman sólidos entornos de relación entre ellas y conciben, sin desearlo, que matar es la alternativa a morir. Los hijos y su colegio son su epicentro. Y sus maridos, por debajo de su nivel, los desestabilizadores.

En este nuevo proyecto, como en el anterior, Nicole es productora ejecutiva, con lo que, además de cuidar su imagen, garantiza el tándem perfecto del éxito artístico y el beneficio millonario. El Emmy de 2021 a la mejor serie dramática lo tiene asegurado, digna sucesora, precisamente, de Succession, un relato descomunal que merece columna aparte. Y es que en la neurótica y riquísima Nueva York cualquier crimen es posible y toda inocencia es dudosa.