Artekritika

La fotografía de Néstor Basterretxea en Tabakalera

23.08.2020 | 01:56
La fotografía de Néstor Basterretxea en Tabakalera

Néstor Basterretxea (Bermeo, 1924-Hondarribia, 2014), creador inquieto y artista multidisciplinar, cultivó casi todas los lenguajes de las bellas artes, dejando un legado importante, sobre todo en el campo de la pintura y la escultura, disciplinas que desarrolló y cultivó con más intensidad y envergadura.

A lo largo de toda su trayectoria artística trabajó de manera paralela y complementaria también la fotografía: fotografía personal y familiar, etnográfica, publicitaria, experimental, artística, y hasta documental y cinematográfica.

En todas ellas se advierte un afán por la fotografía de cuidada factura, bien iluminada, y cuidada planimetría, con un juego de luces herencia del barroco, y sintaxis que oscilan entre el realismo, el cubismo y el dadaísmo en algunos de sus momentos, etapas y décadas.

Fotografía más realista en sus propios Autorretratos (1945), y retratos de amigos y familiares, destacando el del poeta-bertsolari Xalbador y los de sus propias esculturas y las de Remigio Mendiburu; más dadaísta en sus rayogramas de flores y bodegones; casi hiperrealista en sus composiciones de vidrios y botellas; y más cubista en algunas escenas de deporte rural y costumbrista. En sus collages se muestra más dado a olvidarse de los primeros planos y fondos neutros en los que se mueve en general su obra, tratando de integrar la fotografía de sus esculturas en paisajes circundantes elegidos por el artista.

La muestra, comisariada por Peio Aguirre, se muestra en la Sala Kutxa de Tabakalera, y trata de seleccionar el fondo fotográfico del caserío Indurmendieta de Hondarribia, así como la proyección de un documento audiovisual a partir del mismo, y un metraje fílmico inédito en Super 8.