Las ayudas del Gobierno Vasco llegarían a 2.000 trabajadores

La partida de 2,5 millones de euros supondría una media de 1.250 euros para cada solicitante

14.05.2020 | 00:43

donostia – El Gobierno Vasco consideró que la partida de 2,5 millones de euros para ayudar a los profesionales del mundo de la cultura, cuya actividad se vio cancelada o suspendida por la declaración del estado de alarma, podrá llegar a unos 2.000 trabajadores de este sector, lo que supone una media de 1.250 euros por solicitante.

La consejera vasca de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, se manifestó así en la conferencia de prensa de ayer en la que, junto al director general de Lanbide, Borja Belandia, presentaron los detalles de la ampliación de las ayudas a trabajadores autónomos.

En esta comparecencia adelantaron que la Consejería de Cultura ultima la puesta en marcha de otra línea de ayudas para microempresas del sector vasco de la cultura dotada con otros dos millones de euros.

El director general de Lanbide, por su parte, precisó que las ayudas individuales a los trabajadores del sector cultural, que oscilarán entre un máximo de 1.200 euros y un mínimo de 950 por cada mes en que hayan estado parados a consecuencia de las medidas adoptadas por el estado de alarma y hasta que finalice este, no tienen un límite máximo de cuantía como ocurre con las destinadas a los autónomos, que es de 3.000 euros por solicitante.

En el caso de los trabajadores de la cultura, la cantidad final a percibir dependerá del tiempo que dure el estado de alarma; es decir, si el estado de alarma se prolonga hasta finales de junio, como propone el Gobierno estatal, los solicitantes aceptados tendrían que cobrar tres meses y medio.

Belandia agregó que el Gobierno Vasco no tiene previsto ampliar, "en principio", la partida de 2,5 millones destinada a estas ayudas en el caso de que se quede corta, como ha pasado con la destinada a los autónomos, porque "los recursos son limitados".

"No tenemos capacidad para atender todas las necesidades que se están produciendo en esta situación –reconoció Belandia–, luego en algún sitio hay que poner el límite y, además, en el caso de los trabajadores de la cultura, cuando se planteó esta medida, no había ningún atisbo de que este colectivo fuese a tener ninguna ayuda adicional, pero ahora el Ministerio de Cultura ya ha habilitado otra línea de ayudas".

"Por tanto –apuntó–, ya no es un sector que carece de algún tipo de apoyo económico sino que ahora tiene una especie de prestación de desempleo que cada trabajador tendrá que analizar si le compensa más".