Grecia y Turquía esperan respuesta europea en una tensión creciente

Ankara anuncia que seguirá buscando gas y petróleo en el Mediterráneo y Atenas pide sanciones

28.08.2020 | 01:06
Los ministros de Exteriores de Alemania y Turquía, en una conferencia para rebajar tensiones. Foto: Efe

Atenas – Las tensiones territoriales y energéticas entre Grecia y Turquía se mantenían ayer en un tono elevado y mientras el Gobierno de Atenas urge a la Unión Europea (UE) a aplicar sanciones al país vecino y mantiene maniobras marítimas en el Mediterráneo oriental, Ankara anunció que su buque sísmico seguirá explorando en busca de gas y petróleo.

Coincidiendo con la reunión en Berlín de los ministros de Exteriores de la UE, en la que esta crisis es uno de los temas principales, los eternos rivales del Mediterráneo oriental continuaban el juego del gato y el ratón.

Turquía emitió ayer un nuevo aviso a navegantes de que los próximos días 1 y 2 de septiembre llevará a cabo maniobras militares con fuego real en una zona marítima entre el norte de Chipre y el sur de Creta, en respuesta a los ejercicios que están llevando a cabo desde ayer Grecia, Chipre, Francia e Italia, precedidos por otros con Estados Unidos.

Además anunció que prolongará hasta el día 1 las prospecciones del buque sísmico turco Oruc Reis, que explora desde hace dos semanas una vasta superficie marítima entre Creta y Chipre.

Siguiendo el pulso de los últimos días Grecia respondió con otro aviso en el que señala que ambas operaciones turcas son "ilegales", porque están dentro de la jurisdicción del servicio hidrográfico heleno y se superponen a la plataforma continental griega.

La salida del buque representó en su momento uno de los picos de esta época especialmente tensa y puso a las Fuerzas Armadas helenas en máxima alerta.

Mientras, en Berlín, el ministro de Exteriores griego, Nikos Dendias, pidió ayer en una reunión con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que la Organización endurezca su respuesta a Turquía y no "tolere" las acciones turcas contra otro socio.

Dendias hizo hincapié en que las operaciones de Turquía en el Mediterráneo oriental debilitan la cohesión y la eficacia de la Alianza, mientras Stoltenberg hizo un nuevo llamamiento al diálogo entre ambas naciones vecinas.

"Me dirijo a Grecia y Turquía. Mi mensaje es el siguiente: la crisis debe resolverse" respetando el derecho internacional, advirtió Stoltenberg, quien afirmó que "el diálogo y la distensión es del interés de todos".

Con ello Stoltenberg se sumó a la llamada a la calma expresada esta misma semana por el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, durante su visita relámpago a Atenas y Ankara. Hasta ahora con poco éxito, ni en Grecia ni en Turquía.

Atenas dejó claro que espera que la UE acuerde en su reunión de hoy y mañana en Berlín un catálogo de posibles sanciones para el caso de que Turquía no cese las provocaciones.

Mientras hay países, con Austria a la cabeza, que consideran que la UE debe solidarizarse de forma más clara con Grecia e incluso retirar a Turquía el estatus de país candidato a ingresar en la Unión, otros, como Alemania, abogan por continuar los esfuerzos diplomáticos, preocupados por cuestiones como el pacto migratorio que cerró la ruta de los Balcanes a los refugiados sirios.

El Parlamento griego someterá a votación nominal el acuerdo con Egipto, cuya firma fue el detonante de la última escalada de tensión entre Grecia y Turquía, sobre la delimitación de sus respectivas zonas económicas exclusivas.

Este acuerdo fue firmado en agosto tras años de negociaciones, en parte como respuesta al sellado entre Turquía y Libia para delimitar sus fronteras marítimas muy cerca de las islas griegas de Rodas y de Creta, a las que Ankara no reconoce plataforma continental ni la Zona Económica Exclusiva (ZEE).

Durante su discurso, el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, anunció que Grecia extenderá sus aguas territoriales en el mar Jónico de seis a doce millas náuticas, algo a lo que tiene derecho pero que hasta ahora había evitado por no causar problemas adicionales con Turquía.

El Parlamento de Turquía decidió en 1995 que una extensión a doce millas en el Egeo constituiría un "acto de guerra".

apunte

Turquía acusa a Francia de aumentar la tensión. Según un comunicado del Ministerio de Exteriores turco, Francia creó más tensión en el Mediterráneo Oriental con la maniobra aeronaval conjunta que inició ayer con Grecia e Italia al sur de Chipre. "Francia, que no es garante de Chipre, alienta peligrosamente al dúo griego-grecochipriota, responsable de las tensiones en el Mediterráneo Oriental, a aumentar más la tensión", declaró Exteriores. "Reiteramos: Toda iniciativa que intente excluir a Turquía y a los turcochipriotas del Mediterráneo Oriental no dará resultados", añadió la nota.