Fallecen tres personas arrolladas por el tren entre Ziburu y Donibane Lohizune

Los tres fallecidos y una cuarta persona, al parecer migrantes, descansaban junto a la vía, según la principal hipótesis

12.10.2021 | 08:22

Tres personas han fallecido arrolladas por el tren este martes cuando dormían junto a la vía en las inmediaciones de la estación de Donibane Lohizune-Ziburu. Una cuarta persona se encuentra hospitalizada muy grave. El dramático suceso ha ocurrido en torno a las 5:00 horas, cuando el primer cercanías (TER) de la jornada que une Hendaia y Burdeos ha arrollado a un total de cuatro personas, migrantes según la principal hipótesis de investigación, cuando faltaban unos 400-500 metros para la estación lapurtarra.

Las autoridades judiciales personadas en el lugar trabajaron por la identificación de los migrantes. En un principio se filtró que se había identificado a dos, el fiscal Jerôme Bourrier ha anunciado por la tarde que habían conseguido conocer la identidad de uno de los fallecidos. Estas tres muertes elevan a seis los fallecidos en la ruta migratoria entre Gipuzkoa e Iparralde desde que comenzó el año, una ruta cuyos recursos asistenciales en los primeros ocho meses del año han empleado más de 4.000 personas, según datos del Gobierno Vasco.

El accidente ha tenido lugar hacia las 5:00 horas, cuando el cercanías (TER) procedente de Hendaia y con destino a Burdeos estaba a punto de efectuar su entrada en la estación de Ziburu-Donibane Lohizune. La principal hipótesis que a estas horas manejan las autoridades galas es que los cuatro arrollados habían emprendido ruta hacia el norte por el ferrocarril, cuando en un momento de la noche se tumbaron exhaustos junto a las vías, con el posterior trágico desenlace.


La cabecera del tren, en Ziburu. Foto: Javi Colmenero


La concejala del Ayuntamiento de Ziburu Leire Larrasa ha explicado en declaraciones a Euskadi Irratia que "esos migrantes están bajo presión policial, que han de buscar sus vías y que estarían cansados, por lo que se echaron a un lado de las vías. Hoy los migrantes no toman los caminos habituales y principales, y toman otros caminos, tanto por el río Bidasoa o por el costado de la autopista o de las vías del tren".

El alcalde de la villa, Eneko Aldana, ha mostrado su consternación y ha reconocido que las cuatro personas "estarían seguramente caminando desde Hendaia, siguiendo el ferrocarril hacia el norte. Cuando ha ocurrido el suceso, todavía era noche cerrada y ha sido en un punto bastante oscuro, por lo que el conductor no ha podido verlos o los habrá visto en el último momento".

Fuentes de la investigación han confirmado que el maquinista del convoy, que activó el botón de emergencia al ver a las personas en las vías, ha tenido que ser trasladado al hospital para su atención psicológica, atención que también han precisado algunos pasajeros.

El tráfico ferroviario ha estado interrumpido durante algo más de tres horas y se ha empezado a reanudar pasadas las 8:15 horas.



"Un grave problema"

Las tres personas fallecidas este martes elevan a seis los migrantes que se conoce que han muerto desde comienzos de año en busca de un futuro mejor en el norte de Europa. La primera trágica noticia fue la de un eritreo que procedía de Canarias, que se quitó la vida tras el polideportivo de Azken Portu de Irun a mediados de abril. Apenas un mes después y a 100 metros río arriba de ese enclave, otro joven murió ahogado cuando intentaba cruzar el río a nado.

A comienzos del mes de agosto y en las mismas aguas perdió la vida Abdullah Koulibaly, que intentaba cruzar a Iparralde y desapareció nada más entrar en el río en las fuertes corrientes de la zona de la curva de San Miguel, cerca de la N-121-A.

"Tenemos un grave problema en Euskal Herria con el trato que los Estados dispensan a los migrantes, sin considerarlos dignos de un trato acorde a los derechos humanos, y esto debe cambiar", ha denunciado Larrasa, que ha llamado a "asegurar que los migrantes puedan llegar a Baiona con seguridad, porque son personas. Hoy han vuelto a morir varias personas, que son personas, no delincuentes. Lo tenemos que interiorizar todos, también los Estados".

Una ruta cada vez más empleada

El paso entre Irun y Hendaia y Biriatu cuenta con servicios asistenciales del Gobierno Vasco, que ya superan los números de años anteriores. Entre enero y agosto de 2021, cerca de 4.100 personas han utilizado estas infraestructuras, apenas 100 menos que en todo 2019 y 500 más que en todo 2020, año marcado por la pandemia.

Muchos de ellos llegan desde los rutas migratorias de Canarias, Ceuta y Melilla, que según el Ministerio del Interior, ha registrado un incremento del 56% con respecto a 2020. De los 16.586 migrantes localizados hasta el 1 de agosto, 15.317 lo habían hecho por mar (5.500 más que entre enero y julio de 2020).
noticias de noticiasdegipuzkoa