Irun: el alcalde de Bera sospecha que el incendio fue provocado

La previsión anuncia lluvias para esta tarde que podrían permitir levantar el Nivel 2 del Plan de Emergencias

20.02.2021 | 14:29
Uno de los focos activos, en Lesaka.

El incendio que este sábado arrancó entre Bera y Lesaka se encuentra estabilizado aunque todavía no controlado porque se mantienen puntos calientes a partir de los que podría reavivarse, sobre todo en el límite entre Navarra y Gipuzkoa en Lesaka.

La persistencia de fuertes rachas de viento han impedido la intervención de medios aéreos, y la previsión meteorológica anuncia precipitaciones débiles en la zona que, de confirmarse, posibilitarían la desactivación del Nivel 2 del Plan de Emergencias para Riesgo de Incendios Forestales y la retirada de los efectivos desplazados por la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La presidenta Chivite ha informado que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se había interesado por la situación y acerca de la posible necesidad de más recursos estatales, y que también había mantenido una conversación con el lehendakari, Iñigo Urkullu, en la que ambos habían valorado positivamente la coordinación operativa de los recursos de ambas comunidades. María Chivite ha agradecido nuevamente el esfuerzo de todos los participantes en las labores de extinción del fuego.

La planificación conjunta de las actuaciones ha permitido estabilizar el fuego durante la noche y el control de algunos flancos, como el de Baztan asignado a la UME o el del norte en el que trabajaban los bomberos de varios parques navarros que se encontraban fuera de servicio y han respondido al llamamiento de los responsables del servicio, que pretendía preservar los turnos diarios en los parques por si se declaraban otros incendios como ocurrió el sábado. También trabaja en la zona personal del Guarderío Forestal y agentes de Policía Foral y Guardia Civil, además de voluntarios de Cruz Roja.

Una primera valoración realizada con cálculos aproximados indicaba que a primera hora de este domingo había podido arder ya unas 1.600 hectáreas, aunque no se podrá tener la certeza de la superficie quemada ni el grado de afectación a la vegetación y arbolado -sobre todo pastos, matorral y repoblaciones- hasta que no se pueda reconocer la zona desde el aire.

Ante la posibilidad de que amainase la fuerza del viento se solicitó al Ministerio para la Transición Ecológica el envío de medios aéreos a los que se sumarían los helicópteros del Gobierno de Navarra, pero como ocurrió el sábado no se han dado las condiciones meteorológicas necesarias para poder volar con seguridad.

Ninguna persona ha resultado herida, y tampoco se han registrado daños en viviendas o caseríos. Tras los problemas de tráfico registrados el sábado por la presencia de camiones en la N-121-A, ya reabierta al tráfico a primera hora de este domingo, que fueron evacuados por Policía Foral y Guardia Civil, a primeras horas de la mañana de este domingo ha quedado normalizado en tráfico en la carretera de Pamplona a Behobia.

La lluvia que podría caer esta tarde en la zona podría permitir el levantamiento del Nivel 2 del Plan de Emergencias para Riesgo de Incendios Forestales, activado el sábado al comprobarse que el incendio no podía ser atajado solo con los medios propios de la Comunidad foral y por el riesgo existente para las personas. También posibilitaría la retirada de los efectivos de la UME, que realizan tareas de remate y refresco en el área quemada por el frente de Bera.

El incendio que ha afectado una gran extensión de terreno en la zona de Bera y Lesaka es "el mayor de los últimos años en la comarca", en palabras de los alcaldes de ambas localidades. El alcalde de la primera, Aitor Elexpuru, sospecha que el fuego ha sido provocado y basa sus sospechas en que dos primeros se desataron prácticamente a la misma hora, sobre las 9.30 horas del sábado, en dos puntos distanciados, uno en la zona de Montoia en Lesaka y otro en Villabuena en Bera.



Más de 1.600 hectáreas

El centro de control de emergencias de SOS Navarra fue alertado hacia las 10.30 horas de que se había producido un incendio en la salida de Bera hacia Endarlatsa, en la regata Villanueva, en la zona conocida como Antzuzelai, que se propagó con gran rapidez empujado por vientos de dirección sureste con rachas de hasta 100 kilómetros por hora. Posteriormente el fuego cruzó el río Bidasoa y la N-121-A, que tuvo que ser cortada durante unas horas porque el humo dificultaba la visibilidad y avanzó con un segundo frente por el término de Lesaka hacia el límite con Gipuzkoa, en la zona de Eskolamendi, en el barrio Auzoberri de esta localidad.

El incendio se aproximaba esta tarde a Gipuzkoa por el área Endarlatza y obligaba a desalojar los caseríos cercanos a ese paraje, informó el departamento de Seguridad. Según esta fuente, dotaciones de los bomberos de la Diputación de Gipuzkoa se habían desplazado al lugar, mientras que se daba aviso a los habitantes de los caseríos cercanos para que desalojen sus viviendas en previsión de que las llamas alcancen la zona, en concreto, se había obligado a desalojar los caseríos del barrio de Bidasoa en Irun.

El alcalde de la ciudad, José Antonio Santano, confirmó en redes sociales que, como consecuencia del avance del fuego, se habían tenido que desalojar algunos caseríos. "Sigo con preocupación el incendio que avanza desde Navarra y que afecta ya a Irún... Estamos muy atentos para activar todas las medidas necesarias. Se está haciendo todo lo posible por controlar el fuego pero el viento es nuestro peor enemigo", ha afirmado en redes sociales.

Fuentes del Gobierno han destacado que se trata del incendio "más importante del invierno". Sobre las 14.15, y a la vista de la evolución del siniestro, Navarra ha activado el Nivel 2 del Plan de Emergencias para Riesgo de Incendios Forestales al no poder ser sofocado el fuego exclusivamente con los medios de la Comunidad Foral y existir un riesgo potencial para la población.