La papelera marina SEABIN de Pasaia extrae más de dos kilos de basura al día

El 75% de los restos analizados corresponden a microplásticos, sobre todo poliespanes

07.04.2021 | 17:31
Paola Marcon, de Seabin Project España, e Izaskun Suberbiola, directora de 'Mater', muestran la captura de la papelera marina.

DONOSTIA - La papelera marina SEABIN Pasaia, la primera de este tipo instalada en el Golfo de Bizkaia, ha extraído más de dos kilos de basura diarios durante las cinco semanas de muestreo que ha durado el proyecto piloto, en el que se han analizado cerca de 28.000 restos, el 75 % de ellos microplásticos.

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, y la representante del barco museo Mater y responsable del proyecto, Sara Lizarza, han presentado en una rueda de prensa en Donostia los primeros resultados de este dispositivo de recogida de basura marina flotante, instalado en la bahía de Pasaia en septiembre de 2020.

Esta papelera marina, disponible ya en más de 1.000 clubes náuticos y puertos de todo el mundo, ha completado el proyecto piloto de cinco semanas en Pasaia con la retirada de un total de 75 kilos de basura.

El objetivo de este proyecto es contribuir a la prevención e investigación de la basura marina estableciendo un protocolo de toma de datos para su posterior análisis.

Para ello, se ha muestreado diariamente la bolsa de captura cada 12 horas, se ha separado la materia orgánica de la basura marina y de los microplásticos y se han analizado los restos por tipología y materiales, ha informado la Diputación en un comunicado.

Las principales conclusiones es que se han retirado cerca de 75 kilos de basura flotante, lo que supone una media de dos kilos de residuos al día.

En este tiempo se han filtrado 22.200.000 litros de agua y en total se han retirado y analizado 27.547 restos, el 75 % de los cuales eran microplásticos, sobre todo poliespanes, aunque también de otro tipo como fibras de césped artificial.

Entre los restos de basura marina recogidos por esta papelera figuran piezas de plástico, colillas de tabaco, bolsas, envoltorios de chucherías y palos, envoltorios de tabaco, espumas, tapones, cuerdas y bastoncillos de algodón.

Asensio ha recordado que cada año en torno a 10 millones de toneladas de basura van a parar a los mares y océanos de todo el mundo.

"La basura marina y los microplásticos son uno de los grandes desafíos ambientales a los que se enfrentan nuestros océanos, y requiere de la participación e impulso de las administraciones y agentes para tomar medidas que permitan revertir el problema", ha concluido.