Coronavirus | Lasarte-Oria abandona la zona roja

La tercera ola deja una tasa de incidencia acumulada menor que en la segunda, donde el territorio lideró la curva de contagios

17.02.2021 | 11:23
Varias personas pasean con mascarilla por Zumarraga, en amarillo según el semáforo de contagios por coronavirus

La llamada tercera ola de la pandemia del coronavirus se está comportando de manera diferente en Gipuzkoa si se compara con el resto de los territorios de la CAV. El pico de la curva ha sido menor que en Araba y Bizkaia y su situación actual también es notablemente mejor. Su tasa de incidencia acumulada es de 361,99, frente a la alavesa o vizcaina, que se encuentran en 386,12 y 464,04, respectivamente, según los últimos datos publicados por el Departamento de Salud, y donde se mantienen en rojo siete municipios guipuzcoanos, ninguno de ellos entre los diez más poblados, tras la salida de Lasarte-Oria de la zona roja: Astigarraga, Bergara, Elgoibar, Mendaro, Legazpi, Lezo y Oñati

Gipuzkoa alcanzó el 3 de febrero la tasa de incidencia más alta de esta tercera ola (587,13), pero en los últimos 14 días ha logrado reducirla de manera significativa. Sin embargo, la curva de la tasa de incidencia acumulada subió hasta los 715,55 casos el 31 de enero en el caso de Bizkaia y hasta los 653,22 el mismo día en el de Araba, ambos cifras un 21,9% y un 11,3% superiores, respectivamente, al máximo que alcanzó la tasa en Gipuzkoa.

También hay que recalcar que fue durante la segunda ola tras el verano donde la curva de contagios en el territorio guipuzcoano experimentó un crecimiento muy por encima de lo que ocurrió en Euskadi. El 12 de noviembre Gipuzkoa tenía una tasa de 1.113,36, la más alta hasta ahora, casi el doble del máximo alcanzado en esta tercera ola. Mientras, en Bizkaia el tope fue de 751,89 casos el 12 de noviembre y en Araba, de 551,88 el 16 de noviembre.

La incidencia acumulada es la proporción de personas que enferman en un tiempo determinado, en este caso, en dos semanas, y se calcula dividiendo el número de contagios entre el número de personas sanas. Esta tasa que se usa para medir la rapidez con la que se producen los contagios por covid-19 en la población es un reflejo de cuál es la evolución de la pandemia y permite a las autoridades adoptar ciertas restricciones encaminadas a reducir el número de positivos. En unas declaraciones recientes, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, estableció como objetivo una tasa acumulada de 60 casos como máximo, lo que equivale al color verde en el semáforo del covid-19.

En Gipuzkoa, de los municipios de más de 5.000 habitantes que han llegado a estar en rojo solo Lazkao ha logrado alcanzar, de momento, esa meta (53,27), pero es probable que al ritmo actual en el que se está produciendo el descenso de los contagios sean más los municipios que logren bajar de una tasa de incidencia de 60.

Por el momento, entre las novedades que se han producido respecto a los datos del martes solo cabe destacar que Tolosa (293,81) y Zarautz (274,13) ya están en amarillo

De todos modos, cabe recordar, como siempre, que la situación todavía resta mucho de mejorar, sobre todo en los hospitales, donde las UCI siguen llenas y muchos vascos siguen muriendo a causa del coronavirus. Lo reflejaba perfectamente este pasado domingo un emocionado Felix Zubia, jefe del Servicio Sanitario de Medicina Intensiva de la OSI de Donostialdea en Euskadi Irratia, al hablar del "sufrimiento" que se vive en los centros hospitalarios, al tiempo que pedía a la población mantener las medidas restrictivas y no relajarse.