Gipuzkoa | La Fiscalía pide ocho años para un acusado por ocultar medio kilo de heroína en un garaje de Hondarribia

El valor estimado de la droga en el mercado es de casi 46.000 euros | El juicio por estos hecho ha empezado hoy en la Audiencia

01.02.2021 | 14:28
Fachada de la Audiencia de Gipuzkoa

La Fiscalía de Gipuzkoa pide ocho años de cárcel para un hombre al que acusa de ocultar medio kilo de heroína en un garaje de Hondarribia, donde la droga fue intervenida por agentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Durante el juicio por estos hechos, celebrado este lunes en la Audiencia de Gipuzkoa, el procesado, de origen magrebí, se ha negado a responder a las preguntas formuladas por el Ministerio Público y sólo ha atendido a las cuestiones planteadas por su defensa para negar relación alguna con los hechos.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el procesado presuntamente almacenaba la sustancia estupefaciente en un garaje de la localidad costera que previamente había arrendado, "con la finalidad de destinarla a su distribución en el mercado ilícito de droga".

El documento precisa que "la sustancia se hallaba oculta en una maleta" y que de su "pesaje exacto" se obtuvieron 493 gramos de heroína con una riqueza del 55,4% y otros 498,5 gramos con una riqueza del 49,6%. De esta manera, "la cantidad de sustancia ilícita total alcanzaba los 517,38 gramos de heroína neta" con un valor estimado en el mercado de 45.886,93 euros, concreta el texto del Ministerio Público.

Tras localizar esta sustancia el 12 de abril de 2019, agentes de la Policía registraron el domicilio del procesado, en el que encontraron 500 euros presuntamente "procedentes del beneficio obtenido en el desarrollo de la actividad ilícita de tráfico de drogas".

Además, en el momento de su detención el inculpado portaba un teléfono móvil supuestamente "utilizado para las comunicaciones necesarias para el desarrollo" de su "actividad ilegal", según la versión del Ministerio Público.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública por el que, además de los ocho años de cárcel, reclama una multa de 150.000 euros, así como la expulsión del país del acusado durante diez años cuando acceda al tercer grado penitenciario o haya cumplido dos terceras partes de la condena.