El ‘Aita Mari’, con problemas para zarpar

La ONG que opera el barco de rescate pretendía partir el próximo lunes, pero piensa que les están “torpedeando”

26.01.2021 | 00:32

donostia – La ONG Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) tenía todo previsto para que el próximo lunes, 1 de febrero, el barco de rescate guipuzcoano Aita Mari partiera de Almería rumbo al Mediterráneo. Sin embargo, el muro burocrático vuelve a cruzarse una vez más en el camino de la ONG, que en estos momentos desconoce si podrá comenzar su misión según lo previsto o tendrá que volver a retrasarla.

"Ni el petrolero más importante de la flota española se revisa tanto como este barco", se quejó ayer a este periódico el presidente de SMH, Iñigo Mijangos, que denuncia que están sufriendo un "torpedeo totalmente orquestado" para demorar su partida.

"Tienen instrucciones de marearnos todo lo que puedan y con la legislación marítima en la mano nos puede llevar hasta el día del juicio final porque hay que volver a revisar todos los certificados del barco... Y esto por qué si, esto por qué no, y eso supone la vuelta al punto de salida de hace dos años", explicó.

"Todo lo que hemos hecho en Pasaia ahora hay que volver a hacerlo porque esta es otra Capitanía y no sabe lo que se ha hecho allí y quiere revisar todo de nuevo, así que no sabemos cuándo se solucionará", planteó Mijangos, que lamentó: "Cada vez se inventan una cosa nueva. Lo que antes no era un problema ahora sí. Son historias que tenemos que intentar resolver. Nuestra idea era zarpar el lunes, pero no sabemos si vamos a salir ni cómo, ni de qué manera".

El buque Aita Mari, que había partido a principios de diciembre desde Pasaia hacia el Mediterráneo, se vio obligado a posponer su singladura hasta este mes a causa de un accidente sufrido por su capitán. La ONG explicó que el accidente, aunque no fue grave, obligó al antiguo pesquero vasco a entrar en el puerto de Santander y permanecer allí amarrado hasta que se solucionase la situación. Esta circunstancia les hizo perder "demasiado tiempo". "En caso de continuar, la tripulación pasaría casi tres meses a bordo del Aita Mari, con el desgaste físico y mental que eso implica", destacó esta organización, que confiaba en reemprender el viaje el próximo lunes.