El COVID-19 diluye la fiebre por el Gordo

21.12.2020 | 00:41
Gente haciendo cola, hace unos días, en la administración número 8 de Donostia, en la calle Narrika, la que más vende de todo el territorio.

El bajón del turismo, la suspensión de eventos como la Behobia o las regatas y las restricciones por la pandemia han provocado que este año se haya vendido menos lotería de Navidad.

detalles del sorteo

2 series más

la novedad.Más allá de las restricciones y las limitaciones que va a provocar la pandemia, el único elemento diferente con el sorteo de Navidad con respecto a la edición del año pasado es que se han emitido 172 series por número (hay 100.000 números y cada número se divide en diez décimos ), lo que supone dos series más que en 2019.

A la venta

más décimos.A pesar de la pandemia, la SELAE, la Sociedad de Apuestas del Estado, ha sacado a la venta más décimos y consignado cantidades similares a las del pasado año para todas las provincias.

Las dudas

¿Dónde será el sorteo?Volverá a celebrarse, como es habitual, en el Teatro Real de Madrid, donde comenzará a las 9.00 horas. A diferencia de años anteriores, no habrá público y la presencia de medios de comunicación se ha reducido al 50%.

Los niños

San ildefonso.Los niños de San Ildefonso volverán a ser los protagonistas del sorteo, si bien deberán permanecer con mascarilla en todo momento, a excepción del instante en el que vayan a cantar los números. Se les realizará un test de antígenos previo al sorteo.

Para el fisco

Si no se vende el gordo.El importante número de décimos que no se van a vender supondrá que Hacienda tenga muchas más posibilidades de ser la agraciada con los cuatro millones que cada serie repartirá delGordo.

es, quizás, el último clavo ardiendo al que se quieren agarrar muchas personas en este infausto año. La Lotería de Navidad es la última esperanza para acabar el año de la mejor manera posible y la ilusión se nota en las administraciones. Faltan apenas unos minutos para que den las 13.00 horas del lunes y en la calle Narrika ya hay casi dos decenas de personas haciendo cola para hacerse con un número de la Administración número 8 de Donostia. Es el establecimiento que más lotería vende de todo Gipuzkoa, en parte, gracias a su estratégica ubicación, en plena Parte Vieja donostiarra. Sin embargo, la estampa de ajetreo que se vive en los últimos días en este local no ha sido, ni de lejos, la tónica general de los últimos meses, y es que, en esto también, el COVID-19 ha tenido su influencia.

Así lo confirma, tras el mostrador, Susana Taboada, que reconoce que las restricciones por la evolución de la pandemia han repercutido en las ventas de este año. "Estamos en un enclave un poco particular. Estamos rodeados de hostelería y lo típico es venir a por el pintxo y darte una vuelta, y este año se ha notado todo lo que está pasando. Es verdad que cada vez que se levantan las restricciones en la hostelería, se nota. Este fin de semana, por ejemplo, ha sido maravilloso", reconoce.

Otro de los puntos neurálgicos de la ciudad en lo que a la venta de Lotería de Navidad respecta es el estanco Elcano, en la calle Elcano nº8, donde las ventas también se han visto resentidas, según relata Cristina Oroz, que se congratula de que a lo largo del último mes "se ha visto más movimiento".

Una de las claves de este descenso en las ventas que, según estas profesionales, es algo "generalizado, aunque en los barrios se notará menos", ha sido el bajón del turismo durante el verano. "Te vas de vacaciones y no digo que compres 30 décimos, pero siempre compras uno –relata Taboada–. Excursiones del Imserso, tours turísticos... todos han desaparecido y eran gente de edad, jugadores, que tienen esa tradición de comprar para ellos y para repartir entre la familia".

La suspensión de eventos multitudinarios como la Behobia también han pasado factura. "Se ha notado muchísimo. Era un fin de semana de pensiones llenas, el sábado era una fiesta con familias enteras, era increíble. También el fin de semana de regatas€ Eran fechas muy concretas en las que se trabajaba muy bien y todo eso se ha perdido este año", lamenta esta lotera, que tampoco este año podrá contar con el tirón del día de Santo Tomás: "Es nuestra venta, el día que más vendemos todo el año. A la gente le da igual números feos, bonitos, se vende todo lo que hay. Si abriésemos toda la noche, seguiríamos vendiendo, lo que pasa es que la gente no llega en las mejores condiciones (risas)", cuenta.

Afortunadamente, la reapertura de la hostelería, así como el levantamiento del cierre perimetral municipal ha permitido a estos establecimientos encarar la recta final de la venta de la Lotería de Navidad con un impulso de los clientes. Es algo que perciben de forma muy clara en la calle Elcano. "Se ha empezado a notar más gente, sobre todo de la provincia, y esperamos que esta semanita se anime la cosa", apunta Oroz.

Peticiones especiales

Los fetiches

Del 13 al número del estado de alarma

No obstante, estas dos profesionales coinciden: cuanto más tarde se compra la lotería, menos hay para elegir. "Nosotros tenemos números de máquina, pero a última hora ya salen números raritos, porque lo que queda es muy poquito", advierte Oroz, que recuerda que un año más, los fetiches entre la clientela se repiten: "Los números que acaban en 13 están súper solicitados, nos lo piden mucho. Ahora, también el 5 y el 7, pero cada vez quedan menos".

Y como no podía ser de otra manera, si este año ha habido un número solicitado ha sido el de la fecha del primer estado de alarma: 14.320. "Ha sido increíble. Nosotros no lo hemos tenido, pero ha sido increíble. Encima ha salido en las noticias, en la prensa, y basta que digas que está agotado para que te pregunten más por él. La gente es increíblemente supersticiosa", asegura Taboada, que coincide con Oroz en que el 13 es "un fetiche, el número ideal de la lotería". Pero hay muchas más peticiones especiales: "Están las bodas, los bautizos y las comuniones, aunque es verdad que este año no ha habido tantos. También los nacimientos. Y sobre todo y siempre se repite, el número del año. Este año nos piden el 20, el año pasado el 19... Es siempre así, algo matemático".

Lo que está claro es que quien se hace con un décimo de lotería lo hace con la ilusión de que este año sí, sea el definitivo. "La gente viene con ilusión. Es como un por si acaso, compro", reconoce Oroz.

También Susana Taboada percibe esta ilusión: "Siempre está, pero este año que ha sido tan malo, tan malo, tan malo, todavía más. Tienes la esperanza de que termine mejor de lo que nos ha ido a todos y te agarras un poco a eso". Sin embargo, advierte: " La capacidad adquisitiva de la gente no está siendo lo que era".

"Se está empezando a notar más gente y esperamos que esta semana se anime la cosa"

Cristina oroz

Estanco Elcano

"Cada vez que se levantan las restricciones de la hostelería, se nota"

Susana taboada

Administración nº 8 de Donostia

El sorteo, mañana en directo en la web de NOTICIAS DE GIPUZKOA

www.noticiasdegipuzkoa.eus

especial lotería de navidad