Usurbil | Absueltos dos veterinarios acusados de maltrato animal tras ocho años de pesadilla

Los dos veterinarios acusados de maltrato animal en la protectora de Usurbil quedan absueltos tras una pesadilla de ocho años

03.12.2020 | 01:46
Iván Valverde, cuidador de la protectora de animales Zuhaitz-pe, ayer en las instalaciones de Usurbil, con varios "perros liberados".

usurbil – La sentencia absolutoria a sus veterinarios es un "alivio", el fin de una pesadilla, una acusación de maltrato animal continuado entre 2010 y 2013, desmontada por fin. No lo hubo, reitera la justicia. Una acusación gravísima, una cuchillada al corazón. ¿A quién? Precisamente, a una protectora de animales que trabaja conveniada con diferentes ayuntamientos de Gipuzkoa y cuenta con el aval y el apoyo de las instituciones públicas. Han sido unos años duros, una "losa difícil de superar", pero el compromiso sigue siendo el mismo con el que iniciaron su andadura hace ya 23 años: proteger a los animales abandonados. A día de hoy, unos 140 perros y más de 300 gatos en el refugio de Usurbil, además de otros muchos de otras especies. Les dan cobijo, les cuidan e intentan encontrarles un nuevo hogar.

La sentencia es firme. Y contundente. Los dos veterinarios acusados de maltrato continuado a los animales actuaron como debían, como era exigible, sin peros, según la justicia. La Audiencia de Gipuzkoa, al igual que la jueza titular del juzgado de lo Penal número 3 de Donostia, considera que los veterinarios actuaron conforme a la ley, que cumplieron, que las eutanasias a perros y gatos se hacían "de forma consensuada" y "cumpliendo con los criterios administrativos que se exigen a este tipo de centros, en relación al control de población, animales violentos", etcétera. Además, reconoce la resolución, "las eutanasias y sacrificios practicados no eran injustificados sino necesarios".

Y lo más importante: que los veterinarios no estaban causando un daño extra, un maltrato añadido a los animales en el momento de la eutanasia, que era de lo que se les acusaba. Ya lo decía la sentencia del juzgado de lo Penal número 3 de Donostia en su sentencia del 20 de junio de 2020; y así lo refrenda ahora la Audiencia de Gipuzkoa, en una resolución con fecha 28 de diciembre, notificada este miércoles.

El máximo tribunal del territorio ha desestimado el recurso de apelación presentado por un colectivo naturalista que ejercía la acusación popular y decidió ir hasta el final en sus acusaciones. Ocho años de acusaciones que la justicia rechaza de plano. Ya no caben más recursos. El daño causado a la protectora, aseguran sus gestores, ha sido "enorme".

Itziar Mintegui, presidenta de la protectora Zuhaitz-pe, de Usurbil, respira hondo, con un sabor agridulce, eso sí: contenta, por un lado, pero dolida, por otro; intentando pasar página y olvidar esta pesadilla en la que han tenido que escuchar de todo: "insultos" y "afirmaciones gravísimas" en las redes sociales, ataques injustificados e injustificables. Sustentados en la "mentira", insiste: "Nos han llamado de todo, pero la verdad ha salido a la luz. Dijimos la verdad y quiero agradecer a las instituciones, ayuntamientos y a la propia Diputación Foral, que nos conocían y nos han apoyado siempre". La voz de Mintegui suena temblorosa aún.

la "mentira" "Hombre, es que son ocho años esperando esto, con todas las veces que han recurrido... ¡Si es que se caía por su propio peso! Lo que no puedo comprender es cómo hay gente que se pueda poner delante de una jueza y mentir así", explica Mintegui a NOTICIAS DE GIPUZKOA apenas unas horas después de conocer la resolución de la Audiencia, notificada este miércoles.

"Los veterinarios, ambos siguen trabajando con nosotros. Su profesionalidad está fuera de toda duda y se han quitado una gran losa de encima. No te puedes ni imaginar cómo hemos vivido todo esto, ocho años, pero mira, las cosas se han puesto en su sitio y estamos, ya ves, que apenas se puede celebrar", lamenta. La sentencia absolutoria les da vida.

Y era importante, "para pasar página". Porque "el trabajo sigue, no para. Ha habido gente que se ha dado de baja a raíz de todo esto, algunos socios, no muchos, por suerte. Yo, que soy la presidenta y fundadora del refugio, no hubiera consentido absolutamente nada, porque tengo una sensibilidad hacia los animales tremenda", asegura la presidenta de Zuhaitz-pe. Por fortuna, añade, las falsas acusaciones "eran fáciles de tumbar". Aunque haya costado ocho años.

23 años protegiendo animales Era febrero de 1997. Es la fecha en la que la propia Itziar Mintegui inauguró el refugio, la protectora de animales Zuhaitz-pe, en terrenos de Usurbil, pero cerca de Igeldo. "Éramos novatos en estas lides, pero teníamos mucha ilusión y fuimos mejorando poco a poco, cada vez mejor", rememora. "Al principio era tremendo, porque costaba muchísimo que la gente adoptara un animal". Hoy, su bagaje es incuestionable.

"Seguimos trabajando sin cesar. Recogemos a los animales: perros, gatos, conejos€ porque también los abandonan, y otros nos los tiran a través de la valla. Actualmente duermen en sus instalaciones más de 140 perros y 300 gatos. Casi todos abandonados, recogidos en la calle, que no tienen dueño; los mismos dueños los dejan, aunque otros, ciertamente, se pierden y son recuperados por sus propietarios. Los perros con chip, enseguida el dueño sabe que está en el refugio y los que no, tienen que cumplir 30 días hasta ser dados en adopción, por si aparece el dueño. Y si no lo hace, se dan en adopción. Hemos estado recogiendo más de 800 perro s al año", explica Mintegui.

De todos ellos, "salían en adopción unos 300 y pico al año y casi otro tanto los recuperaban los dueños"; los gatos, por su parte, "costó más que se adoptasen", explica, pero "ahora se adoptan muchos": "No me cansaré de decir que no se compren animales, que se adopten, que se les dé una segunda oportunidad. Lo que quieren es una familia. Ahora se compran animales hasta por Internet", alerta, "y algunos llegan en unos estados de enfermedad tremendos, hasta el punto de que aquí estaba erradicada la rabia y ahora se va a empezar a vacunar porque los animales traen de todo".

Por último, lanza un mensaje a quienes aman a los animales. "Pido a la gente que se haga socia de la protectora, porque cuantos más socios, más cosas podemos hacer por el bienestar de nuestros animales; somos una asociación de utilidad pública sin ánimo de lucro y todo lo que entra en el refugio es para mejorar la situación de los animales", explica.