El CES aboga por reforzar la sanidad y por repensar el sistema de residencias

En su informe elaborado tras la pandemia, el Consejo Económico y Social marca como objetivo a corto plazo apoyar a las empresas y, a medio, contribuir a la generación de nuevos proyectos

03.12.2020 | 11:11
La consejera tapia comparece ante el CES

El Consejo Económico y Social (CES) ha hecho público un informe sobre el impacto del covid-19 en Euskadi, en el que aboga por incrementar los fondos sanitarios, repensar el sistema de residencias, apoyar a las empresas y coordinarse en las ayudas públicas.

El estudio utiliza estadísticas hasta finales de agosto, es decir, de la primera ola del coronavirus. Además de constatar las caídas del PIB, recaudación y empleo -destaca el impacto de los Ertes para sostener el empleo, así como la bajada de los costes laborales y de los salarios-, repasa las respuestas institucionales ante la pandemia y reflexiona sobre algunos de los retos ante el coronavirus.

De cara al futuro, el CES considera que hay que actuar en cinco aspectos: el primero, el sistema sanitario y de dependencia, donde ve necesario un incremento de fondos para reforzar los recursos humanos en la atención y prevención sanitarias y en la inversión en infraestructura hospitalaria, así como en las secuelas de salud a largo plazo en las personas contagiadas.

Además, según el CES, la pandemia ha evidenciado las carencias del sistema de atención a la dependencia y, específicamente, el residencial, cuyo modelo "debe repensarse".

En el sistema económico, el reto es facilitar la supervivencia del tejido económico, a fin de seguir disfrutando de elevados niveles de bienestar por el conjunto de la ciudadanía.

Para ello, el reto del sector público es doble: en el corto plazo, apoyar a las empresas y, en el medio, contribuir a la generación de nuevos proyectos que creen riqueza para la sociedad. Todo ello, manteniendo y adecuando el compromiso de apoyo al empleo.

En el sistema de protección social, para el CES el conjunto de administraciones tiene como reto impedir la merma del bienestar alcanzado y garantizar que las desigualdades económicas, de género, educativas... evidenciadas y agravadas por esta epidemia, se afrontan con recursos presupuestarios suficientes.

Precisamente en el apartado de finanzas públicas, el informe recuerda que esta crisis ha llevado a los gobiernos a realizar importantes esfuerzos presupuestarios, que deterioran las cuentas públicas y se traducen en endeudamiento.
De ahí la "importancia de una buena contabilidad, trazabilidad y coordinación de las ayudas públicas, para poder facilitar la evaluación de su eficacia".

Por último, pide "colaboración y corresponsabilidad: Se requiere el esfuerzo de todos y todas y resulta necesaria la corresponsabilidad del conjunto de las instituciones públicas y agentes sociales y económicos, además de la ciudadanía".

Además, el CES también ha hecho pública su Memoria Socioeconómica del 2019, con los datos sociales y económicos del año pasado, antes de la pandemia.