Piden 37 años para un hombre que intentó matar a su compañera

Trató de asesinarla en dos ocasiones en Donostia dándole fuego mientras se cubría con un edredón y también le violó

10.11.2020 | 00:59

donostia – La Fiscalía de Gipuzkoa pide penas que suman 37 años de cárcel y 30 días de localización permanente para un hombre al que acusa de violar a su compañera sentimental e intentar matarla en dos ocasiones dándole fuego en Donostia. Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Efe, los hechos, que están siendo juzgados a puerta cerrada entre ayer y mañana en la Audiencia de Gipuzkoa, se remontan al 28 de junio de 2019, día en el que presuntamente el procesado violó a su novia y le propinó varias bofetadas después de que ella rechazara su propuesta para mantener relaciones sexuales.

Al día siguiente de estos hechos, la perjudicada manifestó al hombre, que en la actualidad tiene 50 años, su deseo de "finalizar la relación de pareja", tras lo que el inculpado acudió al lugar de trabajo de la mujer y le dijo que iba a ir a por ella porque se lo había "buscado". Unas horas más tarde, persiguió a la víctima por la calle cuando ésta se dirigía a su domicilio, mientras la insultaba y la amenazaba de muerte.

Transcurrido un tiempo, ambos retomaron su relación sentimental, entre finales de julio y octubre de 2019, período durante el que el inculpado siguió insultándola y amenazándola con quemarla y cortarle partes del cuerpo. En este contexto, un día de finales de septiembre, el encausado aprovechó un momento en el que su pareja se había dormido en el exterior de una discoteca de Donostia para presuntamente prender fuego al edredón con el que se había tapado, "con ánimo de acabar con su vida", tras lo que abandonó el lugar.

Al sentir el calor, la mujer se despertó y consiguió apagar las llamas del edredón y de sus ropas. Posteriormente, cuando se encontró con el inculpado por la calle, éste le dijo que lo sucedido no había sido "más que un aviso" y le advirtió de que si contaba algo la mataría.

Un mes más tarde, el 23 de octubre, el imputado inició una discusión con la perjudicada en la vivienda en la que ambos convivían y le "exhibió" un cuchillo de cocina para obligarla a comer un plato de carne, a la vez que le insultaba.

De madrugada, el hombre regresó con una botella de whisky en la mano, lanzó el teléfono de la mujer al suelo para "evitar que pudiera pedir ayuda" y presuntamente "prendió fuego con un mechero al edredón" con el que ésta se tapaba, a la vez que le aseguraba que iba a quemarla "entera", si bien la víctima logró apagar las llamas con una botella de agua.

Unas horas después, ya por la mañana, el inculpado presuntamente volvió a dar fuego al edredón y a las almohadas de la cama de la habitación en la que pernoctaban, "vertió el whisky de la botella para que ardiera rápido" a la vez que decía: "aquí acabamos los dos", y supuestamente le propinó un empujón para impedirle abandonar el lugar, algo que finalmente la mujer sí consiguió. El texto de la Fiscalía precisa que, aunque la víctima no sufrió lesiones físicas, sufrió una crisis de ansiedad como consecuencia de la inhalación de humo. Asimismo, concreta que la mujer presenta "indicadores de afectación psicológica compatibles con una situación de violencia de género". El documento aclara además que en el hombre, que está en prisión provisional a raíz de estos hechos, "se objetivan algunos elementos psicosociales compatibles con los hechos denunciados".