Osakidetza empezará a hacer test de antígenos en los ambulatorios en noviembre

Se realizará esta prueba a las personas con síntomas desde hace cinco días o menos y a los contactos estrechos

24.10.2020 | 01:27
Un sanitario manipula un test de antígenos. Foto: Efe

donostia La utilización de test de antígenos en la sanidad vasca es ya una realidad. Desde este lunes, el Hospital Donostia está realizando esta prueba de detección del COVID-19 a las personas sintomáticas que acuden a urgencias. Además, la idea es que este test se vaya implantando poco a poco en los servicios de Atención Primaria.

Según ha podido saber este periódico, la voluntad del Departamento vasco de Salud es que la utilización de este tipo de test, cuyos resultados son mucho más rápidos que las pruebas PCR –aunque menos fiables–, se normalice en los ambulatorios en el mes de noviembre, aunque para ello es necesario refozar el personal de la Atención Primaria, ya que su realización supone una mayor carga de trabajo para los sanitarios. Por contra, descarga de trabajo a los laboratorios que, actualmente, se encuentran muy saturados por la gran cantidad de PCR que se practican.

Pero, ¿qué es un test de antígenos? Se trata de otra prueba de detección del coronavirus que consiste en la obtención de una muestra nasal o de saliva que halla la proteína del virus de manera rápida.

Precisamente, la principal ventaja de este test es su rapidez, ya que permite obtener un resultado en apenas 10 o 15 minutos, lo que a su vez, facilita iniciar mucho antes los rastreos de los contactos de una persona positiva. Esto es de vital importancia en este momento en el que la alta cifra de PCR diarias realizadas (14.144 el jueves) ha llevado a los laboratorios a una situación de carga de trabajo prácticamente inasumible. Además, se trata de una prueba mucho más barata, ya que mientras el coste de una PCR es de entre 80 y 150 euros, un test de antígenos puede valer 10 o 20 euros.

Sin embargo, se trata de una prueba menos fiable, ya que para que arroje un diagnóstico certero requiere que la persona que sea sometida a este test se encuentre en la fase más aguda de la enfermedad, que es cuando hay una mayor concentración de estas proteínas en el virus.

Con estas cualidades sobre la mesa, es necesario replantear la organización de los ambulatorios, ya que la realización de los test de antígenos les va a suponer una mayor carga de trabajo. En este sentido, trabajadores de Osakidetza explican que a diferencia de las PCR, que requieren de apenas un par de minutos para extraer la muestra que posteriormente se envía a analizar al laboratorio, los test de antígenos necesitan de entre 10 y 15 minutos en cada caso. "Es verdad que el resultado se conoce de inmediato, pero para el personal de Atención Primaria es más farragoso", apuntan estas fuentes.

Por ello, desde el Departamento de Salud reflexionan ahora sobre la forma de reorganizar y reforzar la Atención Primaria para que pueda llevarse a cabo estas pruebas. "Hay que tener en cuenta que en la actualidad en muchos ambulatorios hay una persona encargada de hacer la PCR; pero para efectuar pruebas de antígenos hay que reforzar el personal".

Mientras se decide cómo se reorganiza la Atención Primaria, Osakidetza ya ha elaborado un protocolo que contempla cómo se realizarán estas pruebas.

Este documento explica que se llevará a cabo el test antigénico a las personas que presenten síntomas compatibles con COVID-19 desde hace cinco o menos días, mientras que a los demás se les continuará haciendo la PCR. También se realizará el test de antígenos a los contactos estrechos de las personas confirmadas como infectadas.

En el caso de que el test de antígenos dé positivo, se procederá a rastrear a sus contactos y a los ocho días se realizará una PCR que, en el caso de dar negativo, pondrá fin a la cuarentena.

Por el contrario, si una persona con síntomas se somete al test de antígenos y este da negativo, pero continúa con síntomas 24 horas después, se le realizará una segunda prueba de diagnóstico, en este caso una PCR. Si una persona da negativo, pero los síntomas persisten más allá de los siete días, se le realizará un test serológico.

Según el nuevo protocolo, para el alta de un paciente sintomático no es preciso realizar ninguna prueba: es necesario que pase 14 días de aislamiento con un mínimo de 3 días sin síntomas, cuando se le considerará apto para recibir el alta.

Los contactos estrechos, sí serán sometidos a una PCR antes de levantar la cuarentena, ya que se ha visto que muchos pacientes positivizan en esta segunda prueba. En este caso, la PCR se realizará en el día 8 (y no en el 10, como hasta ahora), y se le podrá dar de alta si el test da negativo.

en corto

14.144

Test PCR se realizaron el jueves en Euskadi. Es el día que más pruebas diagnósticas se han hecho desde que comenzó la pandemia. El elevado número de test ha llevado a los laboratorios vascos a una situación límite, por lo que es necesario descongestionarlos sin dejar de realizar diagnósticos. El test de antígenos, que no requiere de su envío al laboratorio, permitirá detectar infectados por coronavirus en apenas 15 minutos en el propio ambulatorio.

10-20

Otra de las ventajas de este tipo de test es que, además de ser más rápidos que las PCR, son mucho más baratos. Mientras que el coste de una PCR oscila entre los 80 y los 150 euros, un test de antígenos puede valer entre 10 y 20 euros.

15

Minutos se requieren para conocer el diagnóstico. Sin embargo, para poder realizarlo en los ambulatorios, se necesita reorganizar y reforzar el personal.

El resultado se conoce en pocos minutos, pero es menos fiable porque depende de que la persona se encuentre en la fase aguda de la enfermedad