Sanidad acusa a Madrid de reducir las pruebas PCR y retrasar las notificaciones

El estado de alarma ha provocado "un repunte" en la economía de Madrid

14.10.2020 | 01:15
Dos sanitarios, en una pausa para el almuerzo delante del Hospital del Mar de Barcelona. Foto: Efe

donostia – El ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró ayer que el Gobierno va a tomar todas las medidas necesarias para derrotar al virus pese a las diferencias de criterio que mantienen con la Comunidad de Madrid. "Al virus se le vence con criterios sanitarios. Podemos cruzarnos de brazos o ganarle al virus protegiendo a todos los españoles aunque suponga sacrificios", apostilló. "Hay que bajar esto para tener margen de maniobra", sostuvo Illa, quien aseguró que los informes sanitarios de la Administración regional muestran retrasos de entre 5 y 8 días, al tiempo que mostró su preocupación por la caída de un 40,3% en las pruebas PCR realizadas en la Comunidad, donde se ha pasado de 154.400 durante la última semana de septiembre, a los 92.000 de la primera de octubre, aunque reconoció que se han hecho test de antígenos.

"No vamos a entrar en politizaciones ni en polémicas estériles, no vamos a entrar en reproches. Solo vamos a hablar de sanidad. Hay un problema de salud pública que hay que abordar con criterios de salud pública", señaló Illa, refiriéndose a Madrid, tras el Comité de Seguimiento del Coronavirus.

Illa subrayó que no hay "un cambio de reglas" en cuanto a la incidencia acumulada en la Comunidad de Madrid, cuyo horizonte dijo que deben ser en torno a los cien casos del COVID por 100.000 habitantes, al tiempo que aseguró que sus argumentos son sanitarios y no políticos.

Illa insistió en que "lo único" que importa al Ministerio de Sanidad es "la salud pública". "Con la salud pública no se negocia", remarcó. "No queremos ciudadanos en las UCI. Pensamos mucho en los sanitarios, en las familias que tienen personas enfermas y, por tanto, esto nos lleva a decir que hay que actuar en clave sanitaria", sostuvo.

debate sobre la alarma Gobierno y Comunidad de Madrid mantuvieron un día más sus posturas en el debate sobre el estado de alarma en Madrid, que Sanidad no levantará pese a la insistente petición de su presidenta, Isabel Díaz Ayuso.

Ayuso y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, siguen poniendo el acento en su estrategia de confinamiento por zonas de salud para esgrimir que ya han bajado de los 500 casos por 100.000 habitantes en la capital y los ocho municipios de su conurbación, y acusan al Gobierno de "secuestrar" a los ciudadanos y "arruinar" su economía".

Desde Sanidad, Illa es tajante: "Nos planteamos el estado de alarma para un periodo de 14 días. Vamos a trabajar con Madrid para ver qué medidas tienen previstas para llegar en torno a los 100 casos de incidencia acumulada".

El estado de alarma no ha afectado negativamente a la economía de Madrid, como preveían sus dirigentes. Al menos, no de momento. El consejero de Economía, Manuel Giménez, aseguró ayer que el estado de alarma ha provocado "un repunte" en la facturación, ventas y cifra de negocios de muchos operadores en la Comunidad de Madrid.

En una entrevista en Radio Intereconomía, recogida por Europa Press, hizo hincapié en que el estado de alarma "no introduce cambios significativos desde el punto de vista económico y menos respecto a una regulación esencialmente idéntica que era la que le precedía".