Salud descarta un brote tras el cierre de varios bares de Donostia

Al menos ocho locales han suspendido su actividad por positivos en COVID-19

24.08.2020 | 01:03
Bar de Amara cerrado por el virus.

Donostia –El Departamento de Salud del Gobierno Vasco descartó ayer que se hayan producido brotes específicos en torno a bares de Donostia que han cerrado días atrás a consecuencia de positivos por COVID-19 entre sus trabajadores. En concreto, al menos media docena de establecimientos de hostelería tanto de la Parte Vieja, como del Centro y de Amara, han interrumpido provisionalmente su actividad con motivo de algún positivo en sus plantillas.

Según informó ETB, los establecimientos que han cerrado sus puertas esta semana por este motivo son el Ttun-Ttun, el Bartolo y el Ordizia, los tres en la Parte Vieja, así como el Agustín, del barrio de Amara, y Caravanserai, el Sanse y la cafetería Avenida XII, del Centro. También ha parado su actividad por algún trabajador infectado una panadería del barrio de Egia.

Algunos locales han sido conminados al cierre por la autoridad competente mientras que otros han cesado su actividad por iniciativa propia de modo preventivo.

Estos locales se suman a otros establecimientos de la capital guipuzcoana que también han detectado positivos entre sus trabajadores, como sucedió con el Giroki, de la Parte Vieja, y el Ramuntxo Berri, del barrio de Gros, donde cinco trabajadores dieron positivo, lo que motivó que Osakidetza llamase a hacer prueba a unos 2.000 clientes que habían pasado por el bar a principio de este mes. De todos ellos, finalmente salieron 22 positivos.

Otros locales, como el Doble Bar, también de Gros, quedaron precintados por COVID-19, aunque en este caso no hubo un llamamiento masivo a hacerse pruebas. Además, ha habido otros establecimientos que cerraron de modo voluntario sin informar del motivo públicamente.

El Departamento de Salud del Gobierno Vasco subrayó ayer que el cierre de los establecimientos no se sale de la normalidad en la actual situación de pandemia. De hecho, hay que recordar que solo en Donostia se registraron el pasado viernes medio centenar de positivos y que la cifra contabilizada hasta el momento sobrepasa los 4.300.

El mayor brote de coronavirus registrado en Gipuzkoa este mes se produjo en Azpeitia y ha estado ligado a la actividad hostelera. En concreto, se contabilizaron un centenar de positivos con origen en la parte vieja de la localidad, lo que motivó la realización de 2.500 PCR.

Por otra parte, los bulos también han corrido como la pólvora en torno al cierre de bares y las redes sociales han afirmado que algunos bares habían cerrado por COVID-19 sin ser verdad, lo que motivó el malestar de los propios afectados y de la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa. Algunos bares que han sido víctimas de estas acusaciones falsas son, por ejemplo, el Teorema, el Pincel y el Motoclub, los tres en el barrio de Gros.

La dirección de Turismo del Gobierno Vasco y las asociaciones de hostelería de la CAV han puesto en marcha un grupo de dinamizadores que informan a los clientes de los bares de la obligación de llevar mascarilla y de guardar las debidas distancias para hacer más segura la actividad.