Vuelve el COVID a las residencias con el positivo de una anciana de 92 años

Se trata del primer positivo registrado de una usuaria en la red foral de Gipuzkoa desde el pasado 3 de julio

12.08.2020 | 00:01
Varias personas mayores pasean a mediados de julio por Elgoibar.

donostia – La Diputación ya advirtió hace más de un mes que era cuestión de tiempo que el virus acabara por entrar en la red foral de residencias de Gipuzkoa. Sus temores se han confirmado con el caso de una anciana de 92 años, asintomática, el primer positivo en COVID-19 en los centros de mayores de Gipuzkoa desde el pasado 3 de julio, cuando una mujer atendida en la planta sociosanitaria del Hospital de Eibar fue dada de alta, siendo trasladada al centro GSR Debagoiena de Aretxabaleta.

Desde entonces, los 65 centros del territorio habían quedado libres del virus. El nuevo diagnóstico se ha producido en la residencia Hermano Garate de Donostia al realizar un cribado preventivo en el que dos trabajadoras también han dado positivo, mientras que el resultado de las pruebas PCR del resto de usuarios y miembros del personal ha sido negativo.

La anciana, usuaria de una plaza privada en ese centro, ha sido trasladada al Hospital de Eibar, en cuya tercera planta la Diputación cuenta con un servicio especializado para la atención de casos de COVID-19 derivados de las residencias.

Estos casos han sido confirmados en las últimas horas, según la actualización de los datos realizada ayer por el Departamento de Política Social de la Diputación de Gipuzkoa, según informó el ente foral.

Se ha procedido a la desinfección de la residencia, donde las salidas para pasear han quedado restringidas. El centro de día que alberga en sus instalaciones no podrá abrir sus puertas hasta nuevo aviso. En total, son diez las trabajadoras que han dado positivo entre el personal empleado en las residencias.

La red de inclusión social, que cuenta con 54 recursos, 225 plazas residenciales y 192 plazas en viviendas, sigue sin casos positivos. Tampoco los hay en los servicios residenciales de menores. La Diputación recuerda que "salvaguardar la salud y el bienestar" es prioritario.