Los enfermos de VIH piden que la medicación no se dispense en hospitales

Descienden las infecciones en Euskadi pero aumentan las enfermedades de transmisión sexual

29.07.2020 | 23:58
Joseba Errekalde, Joseba Zabaleta, Iñaki Zabaleta y Elías Erizmendi, ayer ante el Koldo Mitxelena.

donostia– "Como cualquier otro enfermo crónico, las personas con VIH hemos pasado miedo a causa del COVID y ha quedado más que en evidencia que es importante cambiar la forma de dispensar la medicación". Quien así se expresaba era Joseba Errekalde, presidente de la Asociación Anti-Sida Harri Beltza, que dio ayer cuenta de la iniciativa extraordinaria con la que dicha asociación despide esta más que atípica campaña de verano para en agosto tomar un merecido descanso: un concierto de campanas en la iglesia de San Esteban de Oiartzun, que se disfrutará en el exterior.

Lo que Harri Beltza viene reclamando es que la medicación a los enfermos de VIH les sea dispensada en el centro de salud o en la farmacia más próxima, sin tener que desplazarse al hospital de referencia.

Esta necesidad ha quedado aún más patente durante el confinamiento, cuando la obligatoriedad de acudir al hospital a por la medicación ha generado un estrés añadido. "Sabemos que a algunas personas se les ha llevado la medicación a casa, pero yo tuve que ir al Hospital Donostia con mi receta por si me paraban. Creo que se puede mejorar", apuntó Errekalde.

Errekalde y Elías Arizmendi, voluntario de Harri Beltza, trasladaron ayer algunos de los datos que ha hecho públicos Osakidetza sobre la actividad del Plan Vasco del Sida e ITS de 2019.

Algunos de los datos del informe pueden calificarse de positivos. Desciende el número de infectados por VIH, pasando de 171 en 2018 a 147 el pasado año, lo que supone una tasa de 7,72 casos por cada 100.000 habitantes, un punto menos que en el resto del Estado.

La transmisión en hombres que tienen sexo con hombres sigue siendo la mayoritaria, con un 57% de los diagnósticos. La transmisión por vía heterosexual supone un 38,8% de los casos. El 83% de las nuevas infecciones corresponden a hombres con una edad media de 38,7 años.

Preocupa que en la mitad de los casos el diagnóstico fuera tardío, detectándose la infección cuando el sistema inmunitario estaba ya muy afectado.

Tener el sistema inmunitario bajo hizo que las personas con VIH sintieran "mucho miedo". "Hemos tenido que transmitir el mensaje de que por tener estar infectados de VIH no tenemos más boletos para tener un pronóstico peor en el caso de contagiarnos de COVID", apuntó Errekalde.

Con las oficinas de la asociación cerradas; Harri Beltza tuvo que redoblar esfuerzos por vía telemática o telefónica para atender las consultas y ofrecer apoyo tanto a las personas con VIH como a su entorno.

Datos preocupantes Si los datos de infección de por VIH son más alentadores, las infecciones de transmisión sexual siguen aumentando de forma evidente en Euskadi.

Los contagios de chlamyidia fueron 711, un 18,7% más que en 2018. Los casos de herpes genital llegaron a 260, un 66,7% más que el año anterior. Las infecciones gonocócicas subieron un 16% y se contabilizaron 412, y 249 de sífilis precoz, con un aumento del 35,3%. El tratamiento con antirretrovirales alcanzó el pasado año a más personas, 6.057 pacientes frente a los 5.852 de 2018.

En 2018 se efectuaron 2.040 test rápidos de VIH en las farmacias vascas que posibilitaron la detección de 12 positivos. El diagnóstico de nuevos casos se puede realizar también mediante autotest para hacer en casa y también en consultas especializadas.

Entre las medidas preventivas adoptadas se halla el reparto de 129.080 kits de jeringuillas, de los que en torno a 84.000 han sido distribuidos en farmacias y 44.000 por ONG.

En los programas para la prevención del VIH/Sida, ITS y embarazo no deseado que se llevan a cabo en los centros escolares de Euskadi participaron 8.500 adolescentes.

Pero, subrayó Errekalde, lo importante es hablar del Sida más allá del día internacional que se celebra el 1 de diciembre. De ahí que año tras año se planteen campañas de verano que tienen como principal objetivo profundizar en la prevención y contribuir a enriquecer la información. Este año, el COVID ha puesto nuevos escollos.

campanadas

en Oiartzun

campaña de verano

Concierto. Harri Beltza lleva organizando 24 conciertos de verano. El de este año es atípico debido al COVID. Con la colaboración de Soinuenea y Oiartzungo Kanpai Jole Taldea, mañana a las 19.30 horas, la magia llegará desde el campanario de la iglesia San Esteban de Oiartzun.

El programa. Iñaki Zabaleta, Joseba Zabaleta, Larraitz Mitxelena, Lorena Zalakain y Ander Etxarri, este último llegado de Agurain, se encargarán de que el especial sonido de las campanas luzca más de la mano de los dultzaineros Bittor Carrera, Fernando González y Lorena Zalakain. En el programa se incluyen, entre otros temas, San Inazio Martxa, Ihote Baltsa y Nire Sentimentua. Aitor Arozena estrena Laugarrena.