Los 4.594 de la mascarilla

La selectividad llega con un mes de retraso y estrictas medidas de seguridad para los alumnos que buscan acceder a la Universidad

04.07.2020 | 01:24
Una de las aulas que a partir del lunes acogerá las pruebas de selectividad. Foto: N.G.

donostia – La selectividad ha sido siempre una especie de prueba del algodón para miles de alumnos que intentan acceder a la Universidad cada curso, pero este año es algo más, un desafío doble, también para los organizadores y profesores. Es el reto de la mascarilla. El elemento que deberán vestir obligatoriamente los 4.594 alumnos guipuzcoanos que a partir del próximo lunes y hasta el miércoles (6 al 8) afrontan una prueba inédita, especial, y para la que se ha preparado un dispositivo sin precedentes.

Llega con un mes de retraso, pero segura y entre medidas excepcionales que han obligado a ampliar espacios para repartir a todos los estudiantes. En el conjunto de Euskadi serán casi 12.600 alumnos y 600 profesores, divididos en 28 tribunales, los que evaluarán a los aspirantes.

La directora de Acceso a la Universidad de la UPV/EHU, Osane Oruetxebarria, explica a NOTICIAS DE GIPUZKOA los pormenores de esta prueba y la trastienda de una organización con "muchas cosas nuevas". Detrás de la selectividad, asegura, hay "medio año de trabajo". No es solo la prueba ordinaria que tendrá lugar los días 6, 7 y 8, sino la convocatoria extraordinaria que se realizará después, los días 20, 21 y 22; y también las pruebas de acceso para mayores de 25 y de 45 años, de cuya organización se encarga también el departamento de acceso a la Universidad que dirige Oruetxebarria.

"Nosotros empezamos con esto en octubre, porque los responsables de cada asignatura hacen reuniones informativas con los colegios, y luego, a partir de enero, empezamos a hacer reuniones con los centros educativos, organizando ferias de orientación. Y este curso, como otros, empezamos con el calendario habitual y con la información de una situación normal, pero cuando empezamos con el COVID, tuvimos que reorganizar todo, porque necesitábamos más espacio", reconoce.

Llegó un momento, a comienzos de abril, reconoce Oruetxebarria, que la pregunta era ¿qué leches vamos a hacer?, porque con las medidas de confinamiento impuestas entonces "habría sido imposible" llevar a cabo la selectividad. "Las cosas cambiaban mucho de un día para otro, pero ya cuando a mediados de abril se decidió retrasar las fechas, hasta hoy, ha sido diferente. Ya sabíamos que las condiciones en julio no iban a ser las mismas" y que habría opciones de sostener la prueba, asegura.

Pero han sido meses duros, de mucho trabajo, quebraderos de cabeza e incertidumbre para todos. También en lo académico. Ha sido necesaria "la reorganización de los exámenes, en vista de la situación que han sufrido los alumnos", lo que ha supuesto un "sinfín de reuniones diarias y vueltas desde finales de marzo para ver cómo lo hacíamos", reconoce. También ha habido que hacer frente a las llamadas y dudas que planteaban los centros escolares, que "estaban nerviosos hasta saber qué y cómo se iba a hacer", admite Oruetxebarria.

Pero dejando de un lado lo académico, la mera cuestión organizativa ha dado más trabajo del habitual. Mucho más. "La organización de los accesos se hará por partes y todo eso ha sido un nuevo ámbito que hemos tenido que organizar", dice. Todo eso, que "es el último retoque", esta vez ha supuesto muchas horas de trabajo.

El mantenimiento de las medidas de seguridad, especialmente el mantenimiento de la distancia física, ha hecho que haya sido necesario "encontrar nuevos espacios y habilitar más aulas" en los mismos emplazamientos.

Por otro lado, y a la vista "de las condiciones excepcionales que ha supuesto la pandemia para los alumnos", se han reestructurado los exámenes de las distintas materias, con un doble fin, "por una parte, flexibilizar la prueba y, por otra, garantizar la igualdad de oportunidades del alumnado", asegura.

La reestructuración consiste en el aumento de la optatividad de cada examen, dando la oportunidad de combinar, de manera ordenada, las preguntas de las opciones A y B de cada examen.

los nervios del primer día La prueba de fuego llegará el lunes. "Siempre es así. El primer día es de nervios y este año, más", por lo que "siempre existirá ese punto de tensión hasta terminar", reconoce. "Mientras el primer día todo es nuevo, el segundo los alumnos ya saben dónde están, a dónde tienen que ir y todo va más fluido", añade.

Oruetxebarria lanza un mensaje a los 12.594 alumnos que el lunes afrontarán este trance. "Que estén tranquilos y hagan caso a los profesores que están en los tribunales y los ayudantes. Que mantengan las distancias, respeten los accesos y salidas; sabemos que ellos tienen otra cosa en la cabeza, pero que traten de mantener la guardia todo el rato, no solo al principio. Y luego, en lo académico, que estén tranquilos, que si han trabajado les saldrá bien", zanja.

selectividad (del 6 al 8)

836 vienen de FP. Un total de 11.758 estudiantes de Bachillerato de la Comunidad Autónoma del País Vasco comenzarán el próximo lunes, 6 de julio, la Evaluación para el Acceso a la Universidad (EAU) en la Universidad

del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU). Al alumnado de Bachillerato hay que añadir 836 estudiantes que han completado un Ciclo Formativo de Grado Superior (Formación Profesional). En total, 12.594 alumnos.De los 11.758 estudiantes de Bachillerato, 1.640 lo harán en el campus de Araba, 5.801 en el de Bizkaia y 4.287 en el campus de Gipuzkoa. Y del total de 836 provenientes de FP, 136 la realizarán en el de Araba, 379 en el Campus de Bizkaia y 307 en el de Gipuzkoa.

Más mujeres que hombres. Del alumnado de Bachillerato, el 55% es mujer y el 45% hombre. En el caso del alumnado de FP, el porcentaje de mujeres asciende al 69% y el de hombres, al 31%.

Siete de cada diez, en euskera. El 74% del alumnado (8.677 estudiantes) de Bachillerato hará la prueba en euskera y el 26% (3.051) en castellano. En cuanto al alumnado de FP, el 57% realizará la prueba en euskera y el 43% en castellano.

Convocatoria extraordinaria. La convocatoria extraordinaria para aquellos que necesiten subir nota y repetir la selectividad se adelanta este año en dos semanas con respecto a la convocatoria ordinaria. Normalmente suele haber cuatro semanas de margen de una a otra, pero este año se queda en dos y tendrá lugar los días 20, 21 y 22 de este mes.

Los exámenes, sin cuarentena. El proceso de evaluación no se demorará más de lo habitual, ya que no será necesario tener los exámenes en cuarentena.

más alumnos

8,6%

Respecto al curso pasado, este año son 1.000 más los alumnos que afrontan la selectividad en Euskadi.

más sedes

Donostia y Eibar. A las sedes habituales de la UPV/EHU, en sus tres campus, se le unen ahora la Escuela de Armería y el IES de Eibar, en Gipuzkoa; el BEC, en Bizkaia; y el IES Ekialdea, en el entorno del campus de Araba.

"Las pruebas de acceso nos llevan medio año de trabajo y en marzo hubo que reorganizarlo todo"

Osane oruetxebarria

Dtra. Acceso a la Universidad (UPV/EHU)