El TSJPV concentrará los casos de violencia machista en siete juzgados

El máximo órgano judicial impulsa un nuevo sistema para prestar mejor servicio a las víctimas

06.06.2020 | 01:15
Más recursos para las víctimas de violencia machista. Foto: Borja Guerrero

donostia – El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) impulsa un nuevo sistema que posibilite la concentración en siete juzgados especializados de las tres audiencias territoriales todos los asuntos relacionados con la violencia machista, para "dar una mayor calidad a la prestación del servicio" a las víctimas. Según el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, en una entrevista con Efe, "lo que se ha aprendido y lo que tenemos clarísimo de los años de experiencia de los Juzgados de Violencia contra la Mujer es que la Justicia se planteó un reto que no era alcanzable sobre la especialización en cada uno de los partidos judiciales de España".

La Ley contra la Violencia de Género de 2004 planteó por vez primera, en su artículo 43, la necesidad de tener juzgados de violencia sobre la mujer, de manera que hubiera uno o más juzgados especializados en cada partido judicial, con sede en la capital y jurisdicción en todo su ámbito territorial. Pero en la práctica, según indicó Ibarra, esto "se ha demostrado inalcanzable". Ante esa situación, el TSJPV ha optado "por la concentración para ganar eficacia y calidad" y, así, apuesta por crear un nuevo juzgado de violencia contra la mujer en Bizkaia, y decide "la concentración" en ese juzgado de esos asuntos "para que absorba las competencias que en este momento tienen los cuatro partidos judiciales que no tienen juzgados especializados en Violencia sobre la Mujer, junto al de Barakaldo y a los dos de la capital vizcaina".

Así, esos cuatro juzgados vizcainos tendrían una guardia permanente para cubrir todo el territorio. En Gipuzkoa, el TSJPV plantea aumentar en uno los juzgados de violencia sobre la mujer para que absorba esa competencia de asuntos del territorio, además del que existe en Donostia, y en Álava el juzgado de Vitoria asumiría la competencia de los asuntos de todo el territorio.

De esa manera, se plantea pasar de los cinco Juzgados de Violencia contra la Mujer que existen en el País Vasco, a un nueva organización que requiere de la creación de dos más. Este sistema "tiene muchas dificultades ya que hay que combinarlo con la necesidad de que las víctimas puedan acceder inmediatamente a las dependencias judiciales" cuando lo necesiten, advirtió Ibarra, quien se jubila en dos semanas.

Algunos tribunales superiores de otras comunidades autónomas también han avanzado en esa misma línea para agrupar varios juzgados que estén cerca y hacer un único juzgado de violencia que esté especializado y comprenda varios partidos judiciales. Ibarra reflexionó también sobre el juicio del asesinato de Maguette, la joven senegalesa que murió apuñalada, presuntamente por su marido, ante sus hijas el 25 de septiembre de 2018 en un piso de Bilbao. La víctima había denunciado al hombre por violencia de género, si bien la magistrada que asumió el caso estimó que no se cumplía el perfil de riesgo después de que ella asegurara que se iba a cambiar de domicilio para alejarse de él. Tras conocerse las circunstancias del crimen, Ibarra reconoció que había sido "el fracaso de la Justicia con mayúsculas" y ahora confía en que el juicio suponga un éxito de "la Justicia restauradora, que es difícil después de una muerte pero necesaria para la memoria de la víctima".

concentración

Nuevo juzgado en Gipuzkoa. Habrá un nuevo juzgado de violencia contra la mujer en Gipuzkoa, que se sumará al de Donostia. En Bizkaia, un nuevo juzgado absorberá las competencias que ahora tienen los cuatro partidos judiciales que no cuentan con juzgados especializados en Violencia sobre la Mujer. Este nuevo tribunal actuará junto al de Barakaldo y a los dos de Bilbao.

organigrama

creación de dos nuevos de cinco se pasa a siete

El TSJPV plantea pasar de los cinco juzgados que existen ahora a una organización con dos más. Un organigrama que debe permitir que las víctimas puedan acceder inmediatamente a las dependencias judiciales.