Los clientes de los pisos turísticos eligen Donostia como primer destino tras el COVID-19

La capital guipuzcoana se sitúa en cabeza de las reservas, seguida de Ibiza y Marbella

27.05.2020 | 01:35
El presidente de Aparture, Asier Pereda, ayer, en un alojamiento de uso turístico de Donostia.

donostia – Han sido dos meses de gran incertidumbre e incluso cierta angustia, pero junto con la desescalada, el sector de apartamentos de uso turístico de Gipuzkoa comienza a atisbar el futuro con optimismo. De la noche a la mañana, el sector se encontró en marzo con que los clientes comenzaron a anular todas las reservas, con las pérdidas millonarias que eso supone para las empresas que operan estos alojamientos. Sin embargo, con el paso de los días y el avance del confinamiento, para abril, la confianza volvía a reestablecerse en la sociedad, que en vez de exigir la devolución del dinero ya abonado, aceptaba cambios de fechas y vales por la anulación de sus reservas.

Y desde comienzos de mayo, las reservas han vuelto a materializarse. Aunque a cuentagotas al principio, a medida que se ha avanzado en las fases de la desescalada y que ya asoma por el horizonte el levantamiento del estado de alarma, estos alojamientos están experimentando un repunte en el número de reservas, aunque todavía en su mayoría procedentes del Estado y apenas un número anecdótico de turistas internacionales. Estos últimos movimientos no quitan que 2020 vaya a ser un año "muy malo" para el sector, pero el optimismo comienza a hacer mella.

Así lo señala Asier Pereda, presidente de la asociación de alojamientos turísticos de Euskadi, Aparture, que valora que Donostia sigue siendo el destino predilecto para quienes utilizan este tipo de alojamientos, lo que ha permitido a las empresas del sector mantener los precios.

"El primer destino en el conjunto del Estado está siendo Donostia, el segundo Ibiza y el tercero, a bastante distancia, Marbella. Quien está decantándose por estos destinos es un cliente de cierto valor y esto es estratégico. En esta situación tan particular, estamos traccionando un tipo de cliente que, en vez de irse a destinos premium internacionales como Bali o Maldivas, se decanta entre la oferta que tiene por los destinos de mayor calidad y, en ese ranking, tanto Donostia como Euskadi salen muy bien paradas", asegura Pereda, que destaca que "nos estamos erigiendo como un destino de calidad y eso es estratégico".

mantenimiento del precio Esto tiene un impacto directo en el precio de la oferta, y es que, según explica el presidente de Aparture, "se está consiguiendo sostener". "Las viviendas turísticas en Donostia tienen el mejor comportamiento de todo el Estado; cae menos el precio y la estancia media sube más que la media estatal", celebra Pereda, que desgrana que en función de la semana, la caída oscila entre el 7% y el 14%. De esta forma, Donostia se mantiene "como el destino con el precio medio más alto del Estado", algo "esperanzador" para Pereda, ya que al comienzo de la crisis del coronavirus, diversas consultoras vaticinaban caídas de hasta el 50%.

Según señala, es fundamental para "poder mantener la propuesta de valor" que desde Aparture se trabaja en Euskadi y, por ende, la calidad de las inversiones y del empleo. "Si no fuéramos capaces de mantener la calidad en la plaza conllevaría un problema estructural a medio plazo y eso es lo que más nos preocupaba", afirma.

De hecho, considera que la crisis del coronavirus va a impulsar aquellos tipos de alojamiento que apuestan por la calidad. "Más que la tipología alojativa, va a primar las garantías y el nivel de servicio que ofrece cada alojamiento. Va a haber una sensibilidad diferente hacia la profesionalidad, el nivel de servicio, para sentirte seguro. Los sectores que van a salir más beneficiados son los de mayor calidad, los más profesionales", sostiene.

Con esta perspectiva en mente, parece que los alojamientos de uso turístico aguantan en Gipuzkoa la sacudida de la crisis del COVID-19. Según Pereda, la cifra de pisos que ha decidido cesar su actividad es "muy testimonial", algo que achaca a la solidez del sector en el territorio.

"Al final, funcionamos como un hotel. Uno no hace una obra, una reforma o un proyecto de decoración para en una coyuntura temporal cambiar de actividad. Y más teniendo en cuenta el enorme esfuerzo que ha supuesto la regulación aquí. Todo eso hace que la oferta sea mucho más estable", señala, al tiempo que aporta el dato definitivo. "De esta crisis vamos a salir con más viviendas que antes de que estallara, porque hay proyectos que durante este periodo se han terminado y ahora estamos publicando más viviendas que en marzo", concluye.

El sector mantiene el tipo en Gipuzkoa, ya que la cifra de alojamientos que han cerrado es testimonial, mientras que han abierto nuevos

Pereda cree que Donostia está atrayendo visitantes de gran valor, que en otra circunstancia elegirían destinos internacionales 'premium'