Danel Lorente, hijo de Maribel Tellaetxe

"Tengo esperanza, pero también una espina clavada por la tortura que tuvo que soportar la ama"

Danel Lorente, hijo de Maribel Tellaetxe, recogió 180.000 firmas para despenalizar la eutanasia. No llegó a tiempo con su madre, pero cruza los dedos para que otros lo hagan

17.02.2020 | 06:20
"Tengo esperanza, pero también una espina clavada por la tortura que tuvo que soportar la ama"

donostia - ¿Remueve mucho la vuelta del debate al Congreso?

-Se remueven muchas cosas por dentro. Al principio nos movimos para cumplir exclusivamente la voluntad de la ama. Ella no quería seguir en las condiciones en las que estaba sometida a vivir, e iniciamos una lucha para cambiar la ley de manera que se hiciera realidad su voluntad, un derecho que depende de cada persona. Decidir cuándo, cómo y por qué marchar.

¿Tiene una espina clavada por no haberlo conseguido a tiempo?

-En casa cada uno tenemos nuestros sentimientos, pero desde luego que sí tengo una espina clavada, y bien grande. La ama sufrió durante un año por una cuestión legal que no tenía sentido. Le negaron derechos que recoge la Constitución, esa que defienden partidos que impiden su cumplimiento.

¿A qué derechos se refiere?

-Al de la intimidad, (art, 18.1); el de la dignidad humana, (art, 10) o el de la integridad física y moral. No tuvo acceso a ninguno de ellos. Independientementemente de que no estuvieran constitucionalmente protegidos, mi ama no podía estar por ley sometida a conductas análogas a la tortura, que es lo que vivió.

Se le nota molesto?

-Lo estoy porque no entiendo cómo puede haber partidos políticos, como en su día hicieron el PP y Ciudadanos, que dicen defender la sociedad y al mismo tiempo bloquean una ley que va contra el sistema democrático. Hace falta ser sinvergüenza.

¿Morir en esas circunstancias no es digno?

-No, vivir en esas circunstancias no es digno. Mi madre estuvo más de un año viviendo en unas condiciones infrahumanas. Conocía bien la enfermedad porque mi amama había pasado por lo mismo. Tuvo ocasión de ver todo el deterioro que provoca. Por eso, cuando le diagnosticaron la enfermedad dijo que iba a luchar, pero ella tenía pánico a no ser autónoma, y dijo bien claro que no quería seguir viviendo cuando no pudiera recordar ni tener la capacidad de amar. Era una mujer muy activa y alegre. ¿Qué necesidad hay de que tenga que vivir en las condiciones en las que lo hizo sus dos últimos años? ¿A quién afectaba que mi ama pudiera morir y marcharse tranquilamente? Nos debería afectar a nosotros, a quienes le queremos con locura, y precisamente por ello apoyamos y respetamos la voluntad que tenía de marcharse.

Ha mencionado al PP y Ciudadanos, que en su día bloquearon la propuesta, y ahora está Vox como tercera fuerza...

-Personalmente siento vergüenza con cada intervención. Es una política de confrontación absoluta en la que jamás se aborda en profundidad ninguno de los temas que están sobre la mesa. Se busca el protagonismo, generar debates absurdos. Es indignante tener que escuchar perlas como la del otro día, diciendo que estamos ante un intento de convertir al Estado en una máquina de matar. Hay que tener nula empatía, ningún respeto y muy poca responsabilidad política. Podría decir que ellos defienden un Estado que promueve conductas análogas a la tortura. Hace falta ser sinvergüenza para decir que se buscan recortes sociales. Se quiere engañar y meter miedo a la ciudadanía. Los políticos tienen una responsabilidad. Deben ser honestos. Todos sus argumentos están basados en las creencias y en la fe, pero hacen falta argumentos fundamentados en la razón. Vivimos en un país aconfesional en el que deberíamos tener libertad ideológica y de creencia, como recoge la Constitución. ¿Por qué me tienen que imponer una fe, una creencia, si no venero a ningún Dios? La proposición de ley orgánica de la eutanasia comienza diciendo que es una opción. Aquí nadie va a decidir por los demás. Nadie va a matar a los abuelos, ni se buscan reducir las pensiones como tan irresponsablemente están diciendo. Hace falta ser sinvergüenzas e irresponsables, y lo digo en letras mayúsculas.

¿Qué escenario vislumbra a partir de ahora?

-Debido a todo lo que sufrimos el año pasado, he tenido una desconfianza tremenda en todas las instituciones. Nos han tomado el pelo durante cuatro años. Ahora, por primera vez, vuelvo a tener confianza porque creo que se da el escenario propicio para aprobar determinadas leyes sociales. El miedo que tengo es que no se llega a un acuerdo para aprobar los presupuestos sobre los que se asiente la legislatura. Si tenemos que ir a otras elecciones y esta ley de eutanasia no forma parte del cuerpo legislativo, todo es imprevisible ante partidos políticos con un discurso que asusta. Solo faltaría que durante dos años haya personas que vivan y mueran con dignidad y al cabo del tiempo la gente tenga que volver a sufrir por partidos políticos que solo buscan una vuelta al pasado.