Olano se compromete a "relanzar Gipuzkoa como territorio que ofrece protección, trabajo y futuro" a todos

Incide en reactivar la economía al ritmo prepandémico y redoblar esfuerzos en la cohesión social y la igualdad para que nadie se quede atrás en la Gipuzkoa del futuro

11.06.2021 | 13:58
Los integrantes del Gobierno foral de Gipuzkoa, antes de comenzar el acto de balance de la legislatura

DONOSTIA- Recuperar la velocidad que llevábamos hasta finales de 2019, justo antes de la pandemia y hacerlo sin dejarse a nadie atrás. Ese el objetivo del Gobierno foral. Y la idea es hacerlo sin perder el rumbo, siguiendo las líneas estratégicas marcadas en el programa de gobernanza colaborativa Etorkizuna Eraikiz, que en los últimos años ha impulsado 32 proyectos experimentales en colaboración con agente sociales y económicos, así como 108 proyectos ciudadanos en temas tan diversos como la inteligencia artificial, el intraemprendimiento, la prevención de adicciones y la conciliación corresponsable.

Apuestas de futuro para seguir siendo un "territorio industrial e innovador". Lo social y lo económico, un binomio indisociable que, según el diputado general, Markel Olano, van de la mano. Empresa competitiva, igual a mayor cohesión social, ha llegado a exponer.

Gipuzkoa no es igual que hace 16 meses, justo antes de la pandemia. Ni será la misma dentro de unos años. Digitalización constante, envejecimiento de la población y cambio climático son los tres grandes retos. Pero el territorio hoy cuenta, según ha expuesto al Diputación foral, con un buen punto de partida tras la "inesperada" y "abrupta" irrupción de la pandemia de covid-19.

Los datos: Gipuzkoa es hoy un territorio que destina el 2,4% de su Producto Interior Bruto (PIB) a Investigación y Desarrollo (II+D), frente al 2,11% de media europea. La esperanza de vida es de 84 años, frente a los 81,9 de la media europea. El territorio destina ya el 50% de su presupuesto a políticas sociales (por primera vez más de 600 euros de los impuestos de cada ciudadano). También alcanza la tasa de reciclaje del 55% cinco años antes de lo que exige Europa y un 89% de su población que conoce nuestra lengua, el euskera, cuyo impulso inmediato es otra de las apuestas del Gobierno foral. Un territorio con calidad de vida y futuro.

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, y el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, han sido los encargados de hacer balance del ecuador de la legislatura (2019-2023) esta mañana en un acto institucional ante unos 80 representantes del tejido social y económico del territorio. Un acto que ha tenido lugar en el foyer del palacio de congresos Kursaal de Donostia.

"Es el momento de relanzar Gipuzkoa como territorio que ofrece protección, trabajo y futuro a todas las personas", ha dicho Olano. Ni más ni menos. Y todo ello, "huyendo de populismos", en auge en tiempos convulsos como los actuales.

"Los últimos meses han sido muy duros para nosotros. Y ahora es el momento para relanzar de nuevo Gipuzkoa en el ámbito económico, haciendo frente también a las desigualdades sociales y dar esperanza a los jóvenes. Necesitamos relanzarnos con la transformación de nuestro tejido industrial y empresarial, reactivando la lucha de las desigualdades", ha expuesto Olano.

El diputado general ha insistido, en el momento en que "estamos cogiendo oxígeno", que hay que hacer "un trabajo intenso para restablecer los pilares del territorio, colocando a las personas en el centro, para hacer que Gipuzkoa garantice que todas las personas, hombres y mujeres, tengan un protección adecuada, un empleo digno y en tercer lugar tengan futuro. Ese compromiso colectivo tiene que marcar el futuro de Gipuzkoa", ha señalado. "Tengo plena confianza en este territorio, pero os hago un llamamiento a la colaboración. La colaboración es la semilla del futuro. Y Gipuzkoa tiene futuro", ha añadido.

En su discurso, Olano ha destacado que el ámbito económico ha sido otra de las "máximas preocupaciones" del ejecutivo foral en este último año y ha valorado que "nuestra industria y empresas han dado un gran ejemplo en tiempos de pandemia". Ha destacado el plan para proteger la economía y el empleo puesto en marcha en abril de 2020, en pleno confinamiento, dotado con 28 millones de euros, así como las medidas fiscales activadas el año pasado en beneficio de empresas, autónomos y sectores más perjudicados, que supusieron un efecto de alrededor de 330 millones a lo largo de 2021.

Recuperar la inversión pública


Ha subrayado también el Plan Ekonomia Indartuz para transformar y relanzar la economía este 2021, con un presupuesto de 95 millones repartidos en el apoyo a los sectores damnificados por la pandemia (40,5 M), el impulso a la innovación y a la competitividad (29 M) y en la puesta en marcha de nuevas inversiones en infraestructuras viarias (25,5M), que ya han supuesto la puesta en marcha de obras relevantes como la renovación de la carretera Azkoitia-Urretxu, el nuevo acceso al polígono 27 y el Centro Integral del Transporte, entre otros.

Olano ha insistido en que Gipuzkoa "estaba en marcha, estaba activa" antes de la pandemia. "El gobierno se formó muy rápido y le dio al territorio una estabilidad política muy importante y que no había tenido antes. Veníamos de un crecimiento económico, hicimos un plan estratégico que aprobamos el 20 de noviembre. Una herramienta que rige nuestro futuro", Etorkizuna Eraikiz. Con una hoja de ruta clara para el futuro. Economía y cohesión social. Lo ha repetido varias veces.

En ese afán, ha insistido en que el objetivo es convertirse en "uno de los territorios del mundo con menores desigualdades sociales", lo que también implica avanzar en aras de una mayor igualdad de género, igualdad lingüística y equilibrio territorial. "Para ello, se ha puesto en marcha la estrategia de empleabilidad Elkar Ekin Lanean 2021-2023, que persigue multiplicar las oportunidades de trabajo inclusivo en el territorio, con la previsión de generar en tres años 3.500 nuevos puestos de trabajo para personas en riesgo o en situación de exclusión. Tener un trabajo es la herramienta para construir un proyecto de vida digna", ha asegurado.

323 muertos en nuestras residencias


Todo iba viento en popa, según Olano, hasta que el 14 de marzo de 2020, el día que se decretó el estado de alarma, la pandemia "golpeó de lleno a la Diputación en las políticas sociales, especialmente en las residencias de mayores, 26 de marzo en la residencia de zarautz, falleció una mujer de 91 años. Y eso escenificaba en qué situación tan excepcional estábamos. Un total de 323 personas han fallecido en nuestras residencias de mayores desde entonces", a las que quiso recordar, ahora que "esta crisis sanitaria, económica y social está acabando".

"La mayor huella que ha dejado esta pandemia es el sufrimiento. El tiempo dirá cuáles son las consecuencias de esta pandemia, pero traeré una cifra que refleja muy bien lo que ha traído esta pandemia, además de los 323 muertos en nuestras residencias, y es que por cada 1.000 habitantes en cada territorio", ha dicho, "el número de fallecidos en Gipuzkoa es de 1,31", frente a un 3,68 en Madrid, por ejemplo.

Un laboratorio para impulsar el uso del euskara


Olano también ha apostado por la "normalización en el uso del euskara". En su opinión, nuestra lengua "está en una encrucijada y el principal reto está en su uso. En otoño estará en marcha un laboratorio para el uso de la lengua y hemos fijado una estrategia para su impulso y queríamos tener un sistema propio, un laboratorio, para avanzar en el uso del euskara", ha precisado.

Y ha recordado que la Diputación ha ajustado durante esta pandemia su plan estratégico a la nueva situación, "focalizando aún más en combatir la desigualdad" y ha dicho que para ello se han articulado en este tiempo más de 100 medidas. "Para tomar la delantera a la pandemia", ha insistido.

Una Gipuzkoa "verde y sostenible"


Por su parte, el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, ha incidido en la transformación verde que les espera a Gipuzkoa. "La pandemia nos ha enseñado que la salud de el planeta es la salud de las personas. Y necesitamos una gipuzkoa verde y sostenible", ha dicho. En este camino, ha señalado que proyectos como Adinberri, para el cuidado de las personas mayores; Mubil, de movilidad eléctrica; o Naturklima, para medir los efectos del cambio climático en el territorio; son las palancas fundamentales que Gipuzkoa tiene para su relanzamiento y recuperación.

Asimismo, ha insistido en que es necesario hacer compatible la mejora de los cuidados con el impulso al sector de la Silver Economy, para generar riqueza y empleo con estas actividades, señalando que "el centro Adinberri, que se ubicará en Pasaia, será punta de lanza de esta estrategia".

Sobre el cambio climático, Asensio ha manifestado que "no hablamos del futuro sino del presente de Gipuzkoa" y ha subrayado el importante papel que va a desempeñar Naturklima en el impulso de la economía verde y la extensión de las energías renovables. La Fundación de Gipuzkoa del Cambio Climático ha empezado a ampliar sus instalaciones, con la construcción de la nueva sede en Zubieta y será el instrumento para gestionar los proyectos europeos de Medio Ambiente, con los que se espera movilizar 200 millones de euros y que el sector del reciclaje alcance los 10.000 empleos en 2030.

noticias de noticiasdegipuzkoa