Primeras discrepancias entre los alcaldes socialistas

San Sebastián de los Reyes y Dénia no entregarán los remanentes; mientras Camargo encarga un informe

12.08.2020 | 23:55

donostia – La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no solo tiene en contra a todos los partidos, sino que el acuerdo sobre los remanentes tampoco ha desatado una adhesión inquebrantable en todos los alcaldes socialistas. Los matices comienzan a aflorar por las necesidades específicas que tiene cada ayuntamiento. Por ejemplo, el alcalde de San Sebastián de los Reyes, Narciso Romero, ya ha anunciado que no entregará sus remanentes al Estado y que su compromiso se centra en los vecinos y su plan de inversión, y el alcalde de Dénia, en la Comunidad Valenciana, Vicent Grimalt, también se ha borrado porque tiene que afrontar una serie de pagos y cree que no está para dar, sino para recibir. La alcaldesa de Camargo, en Cantabria, Esther Bolado, ha encargado informes para decidir qué es lo que conviene a su localidad. En la comunidad autónoma vasca, los socialistas gobiernan en coalición con el PNV, que se opone a ceder el dinero por el sistema foral en una controversia que genera cierto debate interno en los entes locales y Eudel. Sin embargo, alcaldes insignes del PSE, como el de Portugalete, Mikel Torres, han mantenido de momento un perfil discreto sin marcar terreno ante los jeltzales.

La Federación Navarra de Municipios y Concejos también se opone al acuerdo de los remanentes del Gobierno español, en un texto que fue aprobado ayer y que contó con el rechazo de la alcaldesa socialista de Viana en ese punto concreto que criticaba el pacto estatal. La federación navarra acuerda rechazar el pacto alcanzado por la FEMP y el Gobierno español, exigir al Gobierno español la derogación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria; exigir al Gobierno de Nafarroa (presidido por una socialista, María Chivite) que emprenda cuantas acciones sean necesarias para defender la capacidad de utilizar los remanentes de tesorería salvaguardando el régimen foral, y dar traslado de este acuerdo al presidente de la FEMP, al Gobierno español, a Chivite y a los partidos. El primer punto se aprobó con 24 votos a favor y uno en contra (la alcaldesa de Viana, Yolanda González); el segundo, con 17 votos a favor y 8 en contra de los alcaldes de Navarra Suma de Marcilla, Iruñea, Tudela, Villafranca, Cintruénigo, Cáseda, el Concejo de Artika, y la Mancomunidad de Residuos de la Ribera. Los otros dos se aprobaron por unanimidad.