Los edificios del Estado, ‘sedes’ de la próxima Diada

La movilización se adaptará a la situación de la pandemia y se complementará con una acción virtual y solidaria

25.07.2020 | 00:54

donostia – La próxima Diada será virtual y a la vez presencial, con concentraciones ante edificios estatales de varios municipios catalanes, debido al coronavirus y a la crisis económica causada por la pandemia. La movilización tendrá como lema El deber de construir un futuro mejor. El derecho de ser independientes y está sujeta a la evolución del COVID-19, ya que está pensada dentro del marco de medidas de confinamiento de la última semana de junio.

El acto presencial consistirá en varias concentraciones que se llevarán a cabo de forma descentralizada en un total de 100 puntos y ante "edificios de la administración española". Las administraciones señaladas en concreto son el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), la Agencia Tributaria y la Seguridad Social, y la concentración principal se convocará en la barcelonesa plaza Letamendi, donde se ubican oficinas de la administración tributaria. Por otra parte, la "movilización virtual" se llevará a cabo a través de la plataforma web xarxaindependencia.cat, "una iniciativa solidaria" con la cual el dinero recaudado se destinará a "hacer frente a la emergencia social y económica del país".

Con estas movilizaciones se busca criticar "la discriminación que sufre Catalunya a nivel económico y social, y que afecta a la vida cotidiana y diaria de la ciudadanía", así como reivindicar que la independencia es el único medio para que esta situación cambie. La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie apuntó que el independentismo no puede dar la imagen de aislamiento social, de ser completamente ajeno a la realidad que le rodea, sino que "tiene que ser la principal fuerza que ayude a la recuperación". "Si no tenemos las herramientas de un Estado independiente, volveremos a estar a la merced de este trato de tipo casi colonial al que nos somete el Estado español", añadió.

represión El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, indicó que "mientras aún estamos en situación de rebrotes y se prohíben ciertas actividades, lo que no se prohíbe es la represión y la persecución política. Lo hemos visto esta semana con nuevos juicios, y aún los que están por venir, y lo vimos con este nuevo ataque contra las libertades de Carme Forcadell", en referencia a la decisión del Tribunal Supremo de tumbar el régimen de semilibertad otorgado a la expresidenta de la ANC y del Parlament antes del tercer grado.

Por su parte, el presidente de la Associació de Municipis per la Independència, Josep Maria Cervera, pidió alejarse de la división e hizo un llamamiento, pese al coronavirus, a alcaldes, concejales y ciudadanos a movilizarse para demostrar su determinación a la hora de defender un "proyecto legítimo".