José Ramón BecerraCANDIDATO A LEHENDAKARI POR EQUO-BERDEAK

"La reconstrucción deberá ser verde y justa, o no será"

04.07.2020 | 01:22
"La reconstrucción deberá ser verde y justa, o no será"

Becerra no responde al cliché de activista ecologista. Ni en la pose, ni en su estrategia posibilista y en pro de los acuerdos. Pero quiere llevar luz verde al Parlamento Vasco

donostia ¿Cree que la pandemia del COVID-19 les puede beneficiar porque hay más gente sensibilizada con la cuestión ecológica?

–Nos beneficia porque la ciudadanía, tras el confinamiento, ha cambiado sus prioridades de vida. Ha puesto en el centro de sus vidas el cuidado de la salud y esto tiene mucho que ver con la protección del medio ambiente.

¿Cómo saldremos de esta?

–Poniendo las grandes preocupaciones de la ciudadanía como centro de la reconstrucción. Deberá ser verde y justa, o no será.

¿Cree que las medidas que se están tomando apuntan a repetir el modelo en vez de cambiarlo?

–Hay una incoherencia entre lo que están proponiendo el resto de fuerzas políticas y lo que luego ponen en práctica. Están intentando tomar medidas para retomar una vieja realidad que ya no es posible y todavía tienen reticencias para avanzar hacia una nueva normalidad real que sea más justa y sostenible. Los gobiernos, incluido el vasco, están algo perdidos en cuanto hacia dónde salir.

¿Es responsable predicar un cambio de modelo a corto plazo con la situación tan devastadora en empleo y economía?

–Es evidente que el realismo es necesario, pero hay que tener un horizonte. Hay que compaginar el realismo y el pragmatismo con tener claro el horizonte al que queremos llegar. La transformación de la economía no es sencilla pero estamos obligados a afrontarlo y es mejor hacerlo pronto. Es importante orientarnos hacia ese cambio y no veo que las fuerzas políticas vascas tengan muy claro hacia dónde ir. Se están aprobando medidas contradictorias.

Se habla mucho del consumo local. ¿El consumismo es la solución o parte del problema?

–De lo que se trata es de relocalizar la economía, de producir aquí lo que se consume aquí. El consumo desmedido no es sostenible y a menudo esta sociedad peca de ese consumismo, pero es cierto que, si al menos consumimos lo que producimos aquí, nos permite avanzar hacia una sociedad más sostenible. Me parece importante relocalizar la economía, la producción de alimentos, la producción de bienes y servicios, parte de la actividad industrial que en los últimos años se llevó a otros países. Esto podría generar muchos puestos de trabajo aquí en Euskadi.

¿Es compatible lo verde con un desarrollo industrial?

–Ahora mismo la clave del desarrollo de la industria vasca del presente y del futuro está en que sea respetuoso con el medio ambiente y en que se adapte a ser sostenible. No puede haber desarrollo económico sin protección del medio ambiente y no habrá una sociedad justa sin desarrollo económico adecuado.

Podemos, Pacma, Recortes Cero-Grupo Verde, Equo se reivindican verdes€ Mucho verde para no demasiado espacio.

–Militantes y votantes ecologistas pueden tenerlos todos los partidos, no solo los de izquierdas, también los de derechas, pero lo que diferencia a los verdes es nuestra forma de hacer política. Siempre lanzamos propuestas constructivas que sean beneficiosas para el conjunto de la sociedad, pero además buscamos acuerdos con todas las fuerzas políticas.

Mucha gente les ve con simpatía pero sin alternativas para gestionar todo lo que no sea ecología.

–Eso es lo que estamos intentando trasladar en estas elecciones a la ciudadanía vasca: que no solo somos una opción distinta sino que somos la más útil por nuestra forma de hacer política. Estamos intentando superar la política de bloques: por un lado los partidos que gobiernan (PNV y PSE) que se han vuelto conformistas y escasos de ideas; y por otro lado el bloque de la confrontación, del siempre no, formado por Bildu y Elkarrekin Podemos, que ha renunciado a ser lo que fue en la legislatura anterior.

¿Y cómo era entonces?

–Un partido capaz de llegar a acuerdos transversales, que mejorasen la vida de la gente. Nosotros hemos retomado ese espíritu y buscamos una política de acuerdos, amable en las formas y que, aunque tenga firmeza en los objetivos, seamos pragmáticos a la hora de conseguirlo. Los verdes no queremos alinearlos con ninguno de esos dos bloques.

¿Vamos a ver al Becerra posibilista y hacedor de acuerdos de la legislatura pasada, entonces bajo las siglas de Elkarrekin Podemos?

–Eso nos convierte en el partido más útil. Nuestra presencia siempre va a ser para construir, no para quedarnos en nuestra trinchera.

¿Cuáles son las prioridades de Equo ante la pandemia?

–Nuestras prioridades son planificar la transición ecológica de la economía para adelantarnos a lo que ya nos viene y reformar el sistema vasco de bienestar para que acoja a todo el mundo y nadie se quede en el camino.

Lo que propone es a largo plazo. Mientras tanto, ¿de qué comemos?

–De la economía sostenible que podemos desarrollar. Desarrollando sectores de la economía vasca que ahora mismo son embrionarios podríamos generar 30.000 empleos netos en sectores como la gestión de residuos, la movilidad sostenible o la rehabilitación energética de edificios.

Las encuestas no les dan un escaño aunque lo acarician en Araba.

–En algunas encuestas ni siquiera se preguntaba por Equo a pesar de tener representación en el Parlamento Vasco. En Araba la pelea está entre Vox o Equo, es decir, una política para avanzar u otra para retroceder y eso es una gran responsabilidad para la ciudadanía alavesa.

"Equo plantea superar la política de bloques entre los partidos que gobiernan y el bloque de la confrontación"

"La capacidad de llegar a acuerdos con unos y con otros nos convierte en el partido más útil"