Puigdemont obvia el diálogo e insta a "la lucha definitiva" por la república

Baño de masas del expresident catalán en un multitudinario mitin en Perpiñán (Francia) Llama al independentismo a coordinarse mejor y a mantener una movilización permanente

01.03.2020 | 02:28
Miles de personas asisten al acto protagonizado por el expresident de la Generalitat Carles Puigdemont en un parque de la localidad francesa de Perpiñán.

Perpiñán – El expresident catalán y eurodiputado de JxCat, Carles Puigdemont, instó ayer al independentismo a mantener la "movilización permanente" y a "prepararse", superando "errores", para avanzar hacia el objetivo de una república sin exclusiones, porque "no sobra nadie".

Puigdemont protagonizó el primer gran acto organizado por el Consejo por la República en el Parque de las Exposiciones de Perpiñán (Francia), que reunió a unas 150.000 personas, según cifras de la organización.

Un acto en el que se volcó JxCat, con la asistencia del president Quim Torra y todos sus cuadros, algo que no sucedió en el caso de ERC, ya que se ausentaron dirigentes como el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, o el presidente del Parlament, Roger Torrent, mientras que la CUP ni siquiera participó porque lo considera un evento partidista.

En este contexto, Puigdemont enfatizó que "en la república catalana no sobra absolutamente nadie, todos los caminos que nos lleven a la república, sean los nuestros o los ajenos, son caminos que nos convienen, y cabemos todos, sin excepción".

A solo 30 kilómetros de la frontera y en la capital de la conocida como Catalunya Nord, Puigdemont apeló a los presentes –y a los que dijo que se quedaron en la carretera atascados y no pudieron llegar– a "prepararse para ganar la libertad".

"Catalanas y catalanes, preparémonos y ayudemos a preparar a quien sea; nos tenemos que preparar fuerte porque queda mucho trabajo por delante y no lo podemos aplazar", subrayó Puigdemont, que admitió que el soberanismo se tiene que "coordinar mejor". Así, instó a prepararse para "la lucha definitiva, superando errores y venciendo dudas y debilidades", y a "plantar cara al abuso y la injusticia".

En su discurso, Puigdemont, que puede moverse por la UE salvo España sin ser detenido por la inmunidad de eurodiputado, no hizo alusión a la mesa de diálogo pactada entre ERC y PSOE para la investidura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y en la que también participó el president Torra y JxCat.

Cuando una breve secuencia de la reunión de la mesa del pasado miércoles en Moncloa apareció un momento en la pantalla del escenario, recibió algunos pitidos del público. Poco antes la había criticado duramente la compañera de filas de Puigdemont en el Parlamento Europeo, Clara Ponsatí: "No nos dejemos embaucar por fotografías de mesas que solo sirven para que pueda ganar tiempo Pedro Sánchez; nos tenemos que preparar para el próximo embate por la ruptura", afirmó la exconsellera.

Por su parte, el también eurodiputado de JxCat Toni Comín preguntó al Gobierno si escuchará a las instancias judiciales europeas que les han permitido ser miembros de la Eurocámara y descender hasta el sur de Francia.

En los compases finales del acto y antes del discurso de cierre de Puigdemont se escucharon los mensajes grabados del líder de ERC, Oriol Junqueras, y de la secretaria general, Marta Rovira, que hablaron en nombre de los otros presos republicanos que no tenían mensaje propio: Carme Forcadell, Raül Romeva y Dolors Bassa.

Junqueras, a través de un audio grabado, subrayó que "cuando somos muchos, cuando actuamos de forma coordinada y sin reproches" el movimiento soberanista tiene "fuerza para obligar al Estado a hacer cosas que, por sí solo, no habría hecho", poniendo en valor así la mesa de negociación.

El líder de ERC encarcelado insistió en que nunca ha renunciado a sus objetivos, pese a pagar "un precio muy alto en primera persona".

Rovira, en un vídeo grabado en Suiza, defendió que es necesario "volver a hacer piña para avanzar" hacia la independencia: "Acabemos con los debates internos", rogó.

El diputado y concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, defendió que están "juntos" con JxCat en la mesa de diálogo con el Gobierno y también en el acto de Perpiñán (Francia), al que acudió "mucha gente de Esquerra", esgrimió.

Por su parte, los presos de JxCat y el también recluso y presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, reclamaron unidad al independentismo en sus mensajes durante el acto, leídos por un locutor.

Respeto a la convivencia. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, pidió ayer recuperar el diálogo en el seno de Catalunya más allá de la mesa creada entre representantes del Gobierno y de la Generalitat. "Estamos haciendo un esfuerzo, porque la confrontación no lleva a ninguna parte, solo destruye. Pero el diálogo también debe producirse Catalunya adentro. Tenemos que recuperar el respeto a la convivencia, a las personas y a las instituciones", dijo Iceta en el congreso del PSC del Maresme, que se celebra en Mataró (Barcelona), según un comunicado del PSC. Iceta opinó que las palabras que mejor definen a los gobiernos de JxCat y ERC son "fracaso y división", y añadió: "Por eso queremos sustituir al independentismo".

RECUPERAR El diálogo interno

miquel iceta

apuntes

Legislación. El jefe de la oposición en Catalunya, Carlos Carrizosa (C's), aseguró que su partido luchará para que se reforme "el mecanismo de euroórdenes" y el expresidente catalán, Carles Puigdemont, "no pueda seguir burlándose de todos los catalanes".

Bienvenida. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, expresó su "emoción" ayer en Perpiñán (Francia) por "dar la bienvenida a casa" al líder de JxCat, Carles Puigdemont, pues considera esta localidad francesa como parte de la 'Catalunya Nord' ('Cataluña Norte').

Retención:

6

kilómetros de atasco. La AP-7 registró ayer por la mañana colas de más de seis kilómetros desde La Jonquera (Girona) hasta la frontera con Francia, coincidiendo con el acto político organizado por el denominado Consejo por la República en Perpiñán. Se estima que unos 600 autocares, además de miles de vehículos particulares, se desplazaron a Perpiñán para que sus ocupantes participaran en el acto en los alrededores del parque de exposiciones de esa ciudad francesa, situada a unos 30 kilómetros de la frontera.