El conflicto en Gaza se recrudece y se sitúa al borde de la operación terrestre

Egipto intenta una difícil mediación que evite una cuarta guerra mientras Joe Biden apoya sin fisuras a Netanyahu

14.05.2021 | 00:31
Un grupo de personas lloran durante el funeral de un soldado israelí muerto en el conflicto bélico.

Jerusalén – La peor escalada de violencia en los últimos siete años entre palestinos e israelíes se ha cobrado ya la vida de al menos 87 palestinos, con varios cientos de heridos y fuertes disturbios en las calles, que se extienden ya por diferentes ciudades. En este contexto, el Ejército israelí movió ayer más tropas a la frontera con Gaza ante la previsión de una operación terrestre dentro del enclave, una opción que no descarta por la fuerte escalada de violencia con la Franja, mientras continuaron el disparo masivo de cohetes de las milicias y los bombardeos israelíes de represalia.

"Tenemos unidades terrestres que están preparadas y se encuentran en varias etapas de preparación de operaciones terrestres", declaró Jonathan Conricus, portavoz militar. Además, Israel ordenó ayer la movilización de diez unidades de reserva de la Policía de Fronteras –cuerpo militarizado– para apoyar a las fuerzas de seguridad ante los fuertes disturbios con población árabe-israelí, con casos de linchamientos entre árabes y judíos, en unos choques que se amplían a varias ciudades en plena escalada con Gaza. Al menos tres cohetes fueron lanzados, incluso, desde el sur del Líbano a Israel.

Las milicias en el enclave lanzaron ayer varias ráfagas de cohetes hacia el centro y sur de Israel, principalmente en dirección a las comunidades colindantes pero también contra las ciudades de Tel Aviv, Beer Sheva y Eilat, en el sur del país.

El Ejército israelí respondió bombardeando sitios desde donde las milicias lanzaron cohetes y atacó numerosos edificios pertenecientes al movimiento islamista Hamás, que controla de facto el enclave.

La actual escalada de violencia, la peor desde 2014, cuenta ya con el lanzamiento de más de 1.600 cohetes desde Gaza hacia Israel, de los cuales al menos 400 cayeron dentro del enclave y la mayoría de los restantes fueron interceptados. Israel, por su parte, llevó a cabo más de 600 bombardeos de represalia en Gaza, donde los ciudadanos describen un nivel de destrucción similar al de anteriores guerras.

En busca de un mediador Mientras el conflicto entre Israel y Palestina se recrudece y se sitúa al borde de la intervención terrestre de tropas israelíes en Gaza, la comunidad internacional empieza a movilizarse en busca de una difícil mediación que pueda salvar una cuarta guerra entre Israel y Hamás. Así, una delegación de Egipto llegó ayer a Tel Aviv para intentar que las partes alcancen un alto el fuego en Gaza –gobernada de facto por el movimiento islamista palestino de Hamás– antes de esa posible operación terrestre israelí en el enclave.

La delegación egipcia abordó con Tel Aviv la posibilidad de ese alto el fuego, aunque Israel se mostró "intransigente" e insistió en la necesidad de "una ofensiva para responder a los ataques de Hamás", señalaron las mismas fuentes.

Tras semanas de creciente tensión en Jerusalén Este ocupado, las Brigadas Al Qasam, ala militar de Hamás, y milicias de la Yihad Islámica iniciaron el lunes el lanzamiento de misiles desde la franja, más de 1.750 desde entonces.

En represalia, el Ejército israelí emprendió el mismo día bombardeos aéreos que ayer continuaron, además de desplegar más tropas en la frontera con Gaza, dejando abierta la opción de una intervención por tierra. "Tenemos unidades terrestres listas y se encuentran en varias etapas de preparación de operaciones en tierra", declaró Jonathan Conricus, portavoz militar de Israel.

Egipto, mediador entre Israel y Hamás, es el único país con posibilidades de lograr resultados, al tener una interlocución directa con ese grupo palestino, considerado terrorista por Estados Unidos, la UE y gran parte de la comunidad internacional.

Biden respalda a Tel aviv En este sentido, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no cree que Israel esté reaccionando de forma excesiva frente a los palestinos. Tras contestar que no ve una reacción excesiva "significante", Biden subrayó que "la cuestión es cómo llegan a un punto en que haya una reducción importante de los ataques, especialmente de los ataques con cohetes, que se están disparando de forma indiscriminada contra centros urbanos".

El mandatario de EEUU habló por teléfono con Netanyahu para transmitirle su apoyo "sin fisuras" a la seguridad de Israel. Asimismo, expresó su respaldo "al derecho de Israel a defenderse a sí mismo y a su pueblo, al tiempo que protege a los civiles".

"Israel tiene derecho a defenderse a sí mismo y a su pueblo, al tiempo que protege a los civiles"

Joe Biden

Presidente de Estados Unidos

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdegipuzkoa