Italia confirma catorce casos de COVID-19 y 250 en observación

La epidemia por coronavirus remite en China mientras se extiende por el resto del mundo

22.02.2020 | 02:07
Personal médico del hospital de Daenam traslada a un paciente con coronavirus a otro centro hospitalario de Cheongdo, en Corea del Sur.

Roma – Las autoridades italianas confirmaron ayer que hay 14 personas contagiadas por el coronavirus de Wuhan (COVID-19) en el norte del país y otras 250 están en observación para comprobar si lo han podido contraer. Estos tres casos se suman a los otros tres ya conocidos, dos turistas chinos y un italiano repatriado de Wuhan, que se encuentran hospitalizados en Roma.

El consejero de Sanidad de Lombardía (norte), Giulio Gallera, comunicó en rueda de prensa que hay 14 personas contagiadas en esa región, mientras que el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, dijo que hay otros dos pacientes en Véneto (norte) a los que se les están realizando pruebas y que por ahora "no han sido confirmados" como enfermos afectados por el COVID-19.

El gobernador del Véneto, Luca Zaia, detalló que estas dos personas tienen avanzada edad y una de ellas se encuentra "en estado crítico en cuidados intensivos".

Además, hay al menos 250 personas en Lombardía que han sido puestas en observación, la mayoría de las cuales son enfermeras, médicos y personas que han estado en contacto con alguno de los contagiados, según añadió Gallera. El primer paciente es un hombre de 38 años de la localidad de Codogno, a unos 60 kilómetros al sudeste de Milán, que las autoridades creen que podría haber contraído el virus después de cenar con un amigo que había regresado de China y que ha dado negativo en las pruebas para este virus.

El virólogo Giorgio Palù argumentó que cabe la posibilidad de que este hombre que viajó de China tuviera una cantidad clínicamente insignificante de coronarivus en su cuerpo en el momento de los exámenes, pero que lo hubiera contagiado anteriormente. La segunda paciente es la esposa del hombre de 38 años, embarazada de ocho meses, y hay un tercero que ingresó en el hospital con síntomas de neumonía después de hacer deporte con la mujer.

Hay otros tres contagiados que eran clientes de un bar de Codogno, propiedad del padre del hombre que hizo deporte con la esposa del primer paciente, y al menos otros cinco que son profesionales sanitarios.

¡que no salgan de casa! Las autoridades de Lombardía han pedido a los residentes de nueve municipios, habitados por unas 50.000 personas, que no salgan de sus casas de forma temporal y se ha decretado el cierre de colegios, restaurantes, negocios e instalaciones deportivas como medida de precaución.

El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, trató de tranquilizar a los ciudadanos y dijo que el Gobierno ya tenía un plan preparado porque "era evidente que lo que ha pasado podía suceder". "Italia está preparada. Aplicaremos el plan", añadió.

Bajan los contagios en China En China, los nuevos casos de la denominada COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus de Wuhan, aumentan a un ritmo cada vez más lento. Por lo que el epicentro del contagio desplazaba el foco mediático y lo situaba ayer en varias cárceles del país, que han comenzado a registrar un alto número de contagios.

Según el último balance de la Comisión Nacional de Sanidad china, la enfermedad causada por el coronavirus y que parece haber entrado en una fase de control ha dejado ya 2.236 fallecidos entre los casi 75.500 casos registrados hasta ayer. Estas cifras suponen un aumento de 889 casos y 118 muertes con respecto al día anterior. Un considerable descenso en comparación con las cifras de hace unas semanas. La mayoría de fallecimientos (115) se registraron en la provincia de Hubei, foco de la epidemia. Hasta el momento, esa región centro-oriental acumula el 83 por ciento de los casos confirmados y el 96 por ciento de los fallecimientos en toda China. Así pues, Hubei continúa siendo, con mucha diferencia, el mayor foco mundial del COVID-19, ya que, aunque una treintena de países cuentan con casos diagnosticados, China acapara en torno al 99 por ciento de los infectados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) manifestó ayer su preocupación por el avance de la enfermedad en Irán, donde en tan sólo 48 horas se han reportado 18 casos y cuatro fallecidos, mientras una mujer procedente de ese país dio positivo ayer por el coronavirus en Líbano. "Es una tendencia muy preocupante, que muestra que la ventana de oportunidad se está estrechando", señaló en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien subrayó que al organismo le sigue inquietando "el potencial del COVID-19 para extenderse en países con débiles redes sanitarias". La directora del área de preparación para emergencias infecciosas de la OMS, Sylvie Briand, añadió que el organismo "está investigando la extensión de la epidemia (en Irán), sus medios de transmisión, y el potencial para que haya nuevos casos en los próximos días".

alarmismo en Ucrania Más rápido que la enfermedad se extiende el alarmismo. El primer ministro de Ucrania, Alexéi Goncharuk, anunció ayer que la Guardia Nacional reforzará la seguridad de los 72 evacuados de la ciudad china de Wuhan tras los violentos incidentes protagonizados la pasada noche por los vecinos cuando eran trasladados a un centro médico de la región de Poltava, en el centro del país. Estas medidas extraordinarias fueron anunciadas después DE que grupos de vecinos intentaran impedir con barricadas y pedradas el paso de los autobuses que transportaban a los evacuados hacia el centro médico.

Un total de 300 guardias nacionales velarán por la seguridad de los 72 evacuados, 27 de ellos extranjeros, casi en su totalidad latinoamericanos, que fueron ingresados el jueves en el centro médico de la Guardia Nacional Novye Sanzhari, dijo a la prensa el jefe del Gobierno en la localidad homónima. "Nueve policías y un civil tuvieron que recibir atención médica", dijo el jefe de la Policía Nacional de Ucrania, Ígor Klimenko, en un comunicado publicado en la página web del Ministerio del Interior. Cinco agentes se encuentran hospitalizados a la espera de un examen médico más detallado. –

'Diamond Princess'

cientos de sus pasajeros, a tierra

Desembarco. Centenares de personas siguieron abandonando ayer el crucero Diamond Princess en Japón después de que las autoridades pusieran fin a una cuarentena cuestionada que ha llevado a varios países a evacuar a sus ciudadanos y volver a aislarlos. Con la salida de unas 450 personas, el Gobierno japonés dio por finalizada una primera fase de desembarco sin restricciones de pasajeros que dieron negativo en las pruebas del coronavirus COVID-19, una operación que ha generado intranquilidad dentro y fuera del país por el riesgo de una potencial propagación del virus.

Temperatura. Más de un millar de pasajeros del navío pudieron abandonarlo y regresar libremente a sus casas desde el miércoles tras vencer los 14 días de cuarentena decretada, con la única petición de que controlen su temperatura en las próximas dos semanas y acudan a un hospital en caso de manifestar potenciales síntomas como fiebre o tos seca.